Vietnam and Cambodia (Last chapter)

Here I go with the last part of this unforgettable trip that we were lucky to do in February of this so unusual 2020. When the cruise ended, we were taken by minibus to Siem Reap, a city which is in itself interesting but also the closest place to the ruins of Angkor Wat, the most famous ruins in the area, although not the only ones.

On the way there we made a stop at what they called the “happy room” which was nothing more or less than the bathroom 🙂 . There we took the opportunity to take a photo with our guides during the days that we were on the ship, Mr. Huyh from Vietnam and Mr. Smiley from Cambodia, two fantastic guys on all the excursions we took during the trip. I also don’t want to forget Mirko (who I don’t have a photo of) a super fun German who was the host during the cruise. Thanks for making our trip amazing.

These were our wonderful guides on the cruise:  Huyh from Vietnam and Smiley from Cambodia

Once in Siem Reap we separated from the group with whom we had spent the week and continued the journey on our own.
The experience on land was good; we settled in a hotel on the outskirts of the city whose rooms had a certain uniqueness… all the bathrooms were outdoors, not only the part of the shower but also the toilet … a different experience to be sitting “to meditate” and be surrounded by nature 🙂

Another interesting thing was that all the trips we took to the city center were in tuk tuk, so that was very fun and exotic, in fact even our suitcases traveled that way as you see in the photo.

On many turns I seriously thought that we would lose them 🙂

Those who visit the city of Siem Reap probably do so to see the temples such as Angkor Wat and the ones nearby such as Ta Prohm, Preah Khan, Neak Poan, and Banteay Srei, among others.
The history of their construction (like their destruction) is very interesting and, as they were abandoned for many years until their reconstruction came, what struck me powerfully were the trees, as they made their way into the middle of the ruins. The force of nature, really impressive.

I was amazed with the trees

Maybe many years ago you saw the movie Tomb Raider (if you didn’t watch it, don’t waste your time, it’s really bad) but one of these famous trees appears in it … obviously I’m not the only one that caught your attention 😉

One of the must-do visits is to go see the sunrise at Angkor Wat; there we met again with the folks from the cruise, and unfortunately, perhaps because I was half asleep, I did not take any pictures with Eloise, Leyla or Sandie, but we gave each other many hugs, something that seems like a fiction now, since it’s no longer normal to do… How I miss hugs!!

And here are photos of the temples, of the sunrise and us with our guide whose name we can’t quite remember; what I can say is that he did a super professional job, he showed us hidden things inside the temples, he told us the history of the them and also some things about  the Cambodian culture.

Everyone waiting for the sunrise

And a little more of the temples. I loved this image, as I imagined it was a mom sharing a book with her daughter 🙂

And here I show you again the drawings of the temples made by Robyn Diener. Great, right? I’m still in love with her collection :). I also made a collage with one of her drawings and my photo. Yes, I am a big fan.

I see these drawings and I still get emotional
And here I put together the drawing of Robyn with my photo … beautiful, right?

After a few days in Siem Reap we took a plane back to Vietnam to visit the cities of Hoi An (which I loved) and Hue.
Many people told us that Hoi An was super touristy and that perhaps its authenticity has been diluted. For me it was one of my favorite cities: decorated with fabric lanterns of different colors that gave life to the streets, with a huge and chaotic market and with exquisite food.

What do you see? Chaos or a motorcycle and bicycle dance? 😉

Another of the fun things we did was go get custom-made clothes within a day, it was a different experience, very strange, but it is one of the typical things to do in the town.
After two days we decided to go to Hue, a city that I did not like at all. We arrived, and I don’t know if due to the contrast with Hoi An, but I felt overwhelmed and sad. We had a hard time finding a place to have a drink, and I also realized the importance of karaoke in Vietnam. I never thought that I would find karaoke spaces open to the street, side by side, competing for who can play the “music” louder and who could shout more while “singing”. If when reading this you think that I am an old lady because of this comment, you are absolutely right 🙂 . It was a painful experience for the ears.
Having traveled so much with Barnaby made us know just by looking at us that something was not right and that it was time to set course for a new plan. And so we did, we changed plane tickets and went a few more days to Hanoi, the capital of Vietnam, and it was thanks to that that we had the culinary experiences that I told you of in another of my posts.

The trip from Hoi An to Hue, nice, isn’t it?

Our trip to Hanoi in the original plan was to be able to visit Ha Long Bay, where it is recommended to take a boat and spend a few days near those monumental rocks. This allowed us to do some activities such as kayaking, spending a day at the beach, visiting the interior of one of the rocks, which was an amazing experience, and enjoying a few days of relaxation. There we met Barbara and David, a very funny American couple that I hope we can see again when everything improves.

Back in the capital, we started to settle down for a long trip back home. In the taxi on the way to the airport, I took these photos of the traffic, which is still a curiosity for me.

Some photos are blurry but I wanted to show the city in full activity

This was a trip that I enjoyed doubly, as I had told you when I started writing about it, it was not a place that was on my list of favorite destinations, and I am still happy about Barnaby’s insistence to do so. It was very different from a cultural point of view and therefore of enormous learning, the greatest of all is that we should be more grateful for what we have. Remembering the kindness and smiles we had from Vietnamese and Cambodians make my heart happy. As well as the new friends we made around the world (Ilona, Alan, Brian, Sandie, Eloise, Leyla, Ed, Leeanne, David, Peree, Robyn, Chris, Barbara, Sue with whom I keep in virtual contact and who I hope we see again when the pandemic is over).

Returning home

Thank you for joining me once again on this wonderful adventure and again thanks to Barnaby for helping me in the English version.

See you soon

Descubriendo Asia

Ha Long Bay – Vietnam

Este fue un viaje de esos que me van a dejar una enseñanza para toda la vida, un viaje que disfruté de una manera muy especial principalmente porque no quería hacerlo y es que si bien me llamaba la atención esa parte del continente asiático no estaba primero en mi lista. Pero en una pareja las decisiones se toman de a dos y este era un destino al que Barnaby quería viajar y por suerte y gracias a su insistencia (porque en el medio apareció el tema del corona virus como para darle una nota de color al asunto) nos fuimos.  Viajé con muchísimas dudas, hasta te diría que sin ganas (cambié el chip una vez que subí al avión y me puse en modo disfrute) y hoy puedo decir que no me arrepiento de nada y que me enriquecí con la experiencia porque principalmente cambié mi percepción sobre la vida en ambos países ….de eso se trata viajar.
Es un lugar bastante lejano nosotros elegimos visitar sólo Vietnam y Camboya o Kampuchea  កម្ពុជាប្រជាធិបតេយ្យ, como realmente se llama y te digo que dieciocho días no fueron suficientes. Primero que nada, como ya sabes que me gusta hacer quiero mostrarte dónde están ubicados estos países. Encontré en casa un globo terráqueo (los cuales amo profundamente) y le tomé una foto para mostrarte.

A modo de confesión te digo que si bien siempre me gustó la geografía, no tenía muy en claro dónde se encontraban exactamente y con quiénes limitaban. Sabía que lejos, pero hasta no haber pasado montones de horas en los aviones no había notado que tan lejos era 🙂 . Como en cada país nuevo que visitas debes chequear que necesitas para ingresar. En este caso, para ambos fue necesario gestionar visas de ingreso, la de Camboya duraba solo un mes y la de Vietnam (la cual puede hacerse online) requiere una nueva si ingresaras mas de una vez al país o una con múltiples ingresos que es bastante cara. Lo menciono simplemente como curiosidad y también por si estás interesado en viajar.
Mi primer pie en Asia, porque fue un debut en materia de continente, fue Seúl la capital de Corea del Sur, primer detalle viajamos via Korean Airlines, la cual es muy cool, empezando por el video de seguridad para el avión grabado por el grupo SúperM. Lo adoré. Decime si no tiene toda la onda.

La llegada al aeropuerto también fue un flash, es muy iluminado con una estética muy particular la de sus negocios, no se si fue la emoción de tocar tierra después de más de 12 horas de avión pero todo me pareció excitante. Sobre todo esos muñecos que son una ternura absoluta. Esos colores pastel son una debilidad. Además ese día nos enteramos que Parasite (película coreana) había ganado el Oscar, si no la viste te la recomiendo, así que Corea del Sur ya está en mi lista para un futuro viaje.

Ese Arturito se mueve por el aeropuerto ofreciendo su ayuda

De allí luego de unas 4 horas más de vuelo llegamos a Ho Chi Minh City la ciudad que hasta 1975 se llamó Saigon y la más poblada del país. La capital es Hanoi, ciudad mucho más al norte y de la que ya te contaré un poco más porque la visitamos hacia el final del viaje.
Nuestro paso por la ciudad fue muy fugaz, hicimos una recorrida por la mañana a dos de los lugares que las guías de turismo dicen que tenes que visitar que son:  la Catedral de Notre Dame (si, como la de Paris) construída por los franceses en 1863 y que cuando fuimos estaba en refacción 😦 y la Oficina de Correos construida por Gustave Eiffel, si el mismo de la Torre 🙂 a finales del siglo XIX. También pasamos por una cuadra con solo librerías, preciosa y creo que me gustó  más porque era peatonal y no podía pasar ninguna moto, vehículo muy usado en el país y que realmente hacía que cruzar una calle fuera una gran aventura, no te miento, las motos van esquivando a las personas y si se te ocurriera pensar en esperar a que te cedan el paso no cruzarías nunca una calle. Ser peatón tiene sus riesgos. Las veredas se utilizan tanto para estacionar las motos como para puestos donde cocinaban y podías sentarte en bancos plásticos bajos y ahi almorzar como en el caso de la foto. Muy diferente.

No te pierdas el detalle de las motos cargadas a tope

Te quiero contar algunas curiosidades de Vietnam como por ejemplo que es el segundo productor de café del mundo después de Brasil y que además preparan unos estilos de café súper particulares como el “egg coffee” (con yema de huevo y leche condensada.. no pongas esa cara, es riquísimo, es como un postre bien dulce) el “coconut coffee” que se toma frío con mucho hielo y es muy refrescante y también preparan “avocado coffee”, a ese no me animé , me pareció que palta y café no iban muy de la mano. Obviamente son grandes productores de arroz y también la pimienta tiene su capítulo aparte, exportan una enorme cantidad y es de muy alta calidad. Ya hablaremos más sobre la comida que es súper exquisita, no por nada Anthony Bourdain era su fan.

Nuestro viaje comenzó con un recorrido por el rio Mekong, el cual hicimos en un crucero para alrededor de 60 personas y que durante una semana nos llevó por diferentes partes de Vietnam y también Camboya. No somos amantes de los cruceros pero la experiencia en Scenic, que fue la empresa que contratamos y donde no hubo intercambio comercial alguno para mencionarla

Si, Gerardo, esta chequeado, no hay canje

fue de un nivel increíble. Allí conocimos gente de Australia, Estados Unidos, Inglaterra y Canadá (era la única Argentina a bordo) con muchos de ellos pasamos momentos muy divertidos y espero que sigamos en contacto. La tripulación del barco también merece una mención especial, gracias a ellos todo se hizo ameno y agradable, gente muy colaboradora, siempre sonriente y muy eficiente.
La llegada al barco y el comienzo del recorrido nos recibió con este maravilloso atardecer y una calidez inmensa, además era nuestro aniversario de bodas!! Un golazo. Aprendimos algunas palabras básicas como Xin Chao (Hola) Mot, hai, Ba, Yo (Salud) y Tam biet (Adios) y otra de las fundamentales como Cam o´n (Gracias)

Al día siguiente elegimos la excursion a Cai Be que es un mercado flotante donde preparaban de diferentes formas el arroz y nos mostraron en un mini taller como lo hacían y también conocimos el vino de serpiente que ellos dicen que es su Viagra, que bueno ser mujer 🙂
Aclaro ademàs que no hubo degustación del mismo 🙂

Por la tarde fuimos a Sa Dec, un lugar bastante particular, con muchos edificios que por su arquitectura te recuerdan el paso de los franceses por esa zona y además el atractivo hoy es otro: su mercado el Wet Market donde venden toda clase de alimentos, cosas que uno no se imaginaría comer y decidí no sacar fotos pero también me hizo reflexionar…. esta gente pasó por muchísimas guerras y entre otras cat`ástrofes el hambre fue una de sus consecuencias, ellos comen todo, no desaprovechan nada y quien soy yo para juzgar su alimentación, sus costumbres, si nada sé de lo vivido. Esa fue mi primera bofetada para despabilarme y pensar en lo agradecidos que tenemos que estar cada uno con las cosas que tenemos y además no juzgar. Puedo no compartir la idea de comer algo pero eso no quiere decir que tengo el derecho de opinar sobre lo que otros hacen.

La gente que compraba pasaba en sus motos por los puestos para llevarse lo que necesitaban algunos indiferentes a los turistas otros algo molestos, ya que todos estábamos en el medio sacando fotos o hipnotizados mirando algún producto.

Te acordas de la pelicula El amante? se estrenó en los 90 y estuvo basada en la novela autobiográfica de Marguerite Duras quien vivió en Vietnam y tuvo un romance con un acaudalado empresario chino cuando ella era una adolescente. La casa que está en Sa Dec y que visitamos era de la familia de Huynh Thuy Le. Viendo las fotos del muchacho me di cuenta que fue muy favorecido en el casting de la pelicula 🙂

Durante las excursiones noté que Robyn, una de las pasajeras australianas llevaba un cuadernito donde dibujaba los lugares que íbamos visitando, yo que no puedo con mi curiosidad y tengo debilidad por la gente que dibuja o pinta me acerqué a mirarlos y ella me los mostró con mucho orgullo (no era para menos). Pero lo verdaderamente conmovedor fue que a unos días de volver a casa, recibí un email donde me regalaba parte de su arte y aquí se los comparto La casa de los amantes en la versión de Robyn Diener. Adorable, como dije en un principio un viaje lleno de emociones.

El dibujo de Robyn Diener 🙂

Gracias nuevamente por acompañarme a revivir este maravilloso viaje, hay mucho más por compartir. Nos vemos pronto.