Exploring Oregon: Coos Bay

The pandemic has changed our lives in many ways. The simple and “normal” things like to go to visit friends and by the way give them a hug, or just go out became complicated to do depending on where you are living.

Something that we were used to doing was to travel and this blog is about that: telling about trips to different places with their curiosities and how adventurous they could be for us.

Today we have no idea when we can go to Argentina (my favorite place to travel) so I don’t know when I will see my daughters , family and friends who I miss a lot. While we are waiting until we can take a plane there, we have started very slowly to take shorts trips by car. We are lucky that in this part of the world it is summer (although you are going to see pictures of us in warm clothes 🙂 ) and that we can go out: keeping socially distant and wearing masks. The times that we are living in today require us to travel only where possible, always being safe and why not fun

Newport , Oregon

Last week we went to Ashland in the south of Oregon where Barnaby’s Dad lives. I have been several times to this cute town in the summer and the winter and that means that one of these days I should probably write an article about it. As the place is far from home (around 400 miles) Barnaby thought that we could combine the trip with a short visit to the Oregon coast. Every time that I tell people (specially in Argentina) that we are going to the coast, they imagine sunny, hot days and of course getting into the water. Nothing is further from reality. If you have never been in the Pacific North West I have a secret for you… the coast is windy and the water is incredibly cold. I put in my toe every time that I go there (call me masochist or just naive ) and every single time the water is freezing 🙂

Despite this the Oregon coast appeals to me a lot because it has other attractions. Cannon Beach, for example, is one of my favorite places there. It is located further north than Coos Bay where we went this time. It is around 3 hours from Ashland and was a new place for both of us.

Because of the pandemic we decided to rent small houses where we can bring our food and cook there. I have a huge advantage because I travel with my personal “chef”. He knows how to prepare delicious dishes and he is always looking for new recipes to surprise me 😛

He made dough for Argentine empanadas to celebrate May 25th, a patriotic holiday

We stayed in a house where Sue and her husband (owners of the place) lived downstairs and who asked us if we wanted to go crabbing because they had all the equipment. In this part of the United States it is a very common activity and for us was something new to do. I had one condition for going, only being in charge of taking pictures. However I was brave enough to haul up one crab ring and the next photo is proof of that 😉

Working hard 🙂
Ready, set, go 🙂
The big moment when the crab ring comes out of the water

Crabbing has some rules. The first one is that you need a license which has different prices and durations depending on the state where you live. Another rule is that you can’t take more than 12 crabs per day and they must be males and be at least a “certain size” (this does not have a double meaning 😉 ) and if those conditions are not met, you have to return the crabs to the water although some of them were moving quickly that way on their own.

Sue measuring the crabs

Another fun and beautiful thing to do in the area was to visit the State Parks: Sunset Bay, Shore Acres and Cape Arago.

Shore Acres had a gorgeous rose garden with a big variety and also a Japanese Garden. The park had places to see the ocean from the cliffs, picnic tables or if you wanted to hike, they had some trails where you could be in the middle of the forest or looking at the ocean on the same walk. Awesome!!

Shore Acres
Beautiful roses
Japanese Garden

Cape Arago was at the end of the road passed the other parks. Here you can walk, go down to the beach, see the starfish if the tides allow you and sea lions on the rocks. But something completly unexpected was to see whales both evenings that we visited the park. It was a gift for the eyes that I can’t share with you because they were not very visible in the pictures that we took.

Cape Arago on the first evening. I wasn’t exagerating about the wind

On the way back home we took the scenic Highway 101 where you go through different towns and you have stunning views of the coast. We stopped in Heceta Beach which is known for its big dunes. I can’t tell you if there are dunes or not because it was so foggy and windy that nothing was visible there. Very funny

At least the sign was visible 🙂

The next stop was Neptune State Park where we walked on the beach and then we continued to Newport to have lunch.

Neptune, cold and windy in the middle of summer 🙂

After this nice and short trip we came back home with lot of energy and with something clear in our minds: we have to continue doing things to enjoy life. While keeping in mind what’s possible and staying safe. I hope that you liked this little adventure that we took. Thanks for travelling with me.

See you soon on the next adventure

Explorando Oregon: Coos Bay

La pandemia nos ha cambiado la vida en todo sentido, cosas que hasta hace unos meses eran “normales” como salir a visitar amigos y de paso darles un abrazo, o simplemente salir a dar una vuelta se convirtieron en situaciones complicadas dependiendo del lugar en donde vivas.
Una actividad que hacíamos con total normalidad era viajar y de eso se trataba este blog: de contar viajes por diferentes lugares con sus aventuras y curiosidades. Hoy no sabemos cuando podremos viajar a Argentina (mi destino favorito) y por lo tanto cuando veré a mis hijas, familia y amigos a los que tanto extraño. Mientras esperamos que en algún momento podamos tomar un avión hacia allá, empezamos muy de a poco a realizar viajes cortos donde podamos ir en auto. Tenemos la suerte de que por esta parte del mundo es verano (aunque nos vas a ver en todas las fotos muy abrigados 🙂 ) y que podemos salir: cuidando la distancia social y usando tapabocas. Hoy por los tiempo que nos tocan tenemos que hacer cosas posibles y seguras … y de paso divertidas.

En Newport, Oregon


La semana pasada fuimos a Ashland en Oregon a visitar al papá de Barnaby que vive ahí. Son incontables las veces que estuve por esa ciudad, tanto en invierno como en verano y en algún momento escribiré un resumen de los diferentes lugares que se pueden visitar en esa preciosa ciudad. Ashland está a unos 500 kilómetros de donde vivimos, cosa que no es cerca. Barnaby tuvo la idea de aprovechar la movida e ir a la costa unos días. Cuando digo ir a la costa, especialmente a mis amigos de Argentina, les parece que vamos a la playa a tomar sol y quizás hasta darnos un chapuzón en el mar. Te cuento mi querido amigo, que la costa de Oregon es muy ventosa y además el agua está casi helada durante todo el año (y te lo puedo asegurar porque siempre se me da por meter un pie para comprobarlo)


Sin embargo tiene otros atractivos que hace que siempre quiera volver. Mi lugar favorito es Cannon Beach, algo más al norte de donde estuvimos y del que te contaré en algún momento.

Fuimos a Coos Bay, a unas 3 horas de Ashland y un lugar completamente nuevo para ambos. Con el tema de la pandemia, para sentirnos más seguros, buscamos pequeñas casas para alquilar donde podamos llevar nuestros ingredientes para preparar la comida. Y yo tengo la suerte de contar con mi chef personal, si hay alguien que cocina como los dioses es mi marido 🙂

Esto fue en casa, el 25 de mayo que preparó la masa para empanadas


Paramos en una casa donde Sue y su esposo (dueños del lugar) vivían en la planta baja y nos preguntaron si queríamos ir a pescar cangrejos, ya que contaban con todo el equipamiento para hacerlo. Si bien es una actividad bastante común por estos lugares, para nosotros fue totalmente novedosa, así que aceptamos. Yo puse una sola condición: que solo iba a tomar fotos, pero me animé a sacar una vez la red, cosa bastante sencilla. Así que esta foto fue un poco en pose 😉

Esta red la saqué yo del agua 🙂
Preparado, listo , YAAA
El gran momento cuando sale la red del agua

La pesca de cangrejos tiene algunas reglas que tenes que cumplir. La primera es que hay que comprar una licencia que varía de precio y cantidad de días de uso dependiendo del estado en donde vivas. Además no se pueden pescar mas de 12 cangrejos por día, los cuales deben ser machos y tener una medida en especial (no hay doble sentido en esto, aunque parezca 🙂 ) y en caso que esto no se cumpla deben volver al agua… aunque cuando salen de la red, no te das una idea lo rápido que se mueven para volver a un lugar seguro.

Sue tomando la medida de los cangrejos que podían pescarse

Otra cosa muy interesante y bella para hacer es recorrer los parques estatales Sunset Bay, Shore Acres y Cape Arago. Cada uno con diferentes atracciones.

Shore Acres tiene unos hermosos jardines con rosas de todo tipo y un bellísimo jardín japonés. Además tiene lugares para sentarse y contemplar desde los acantilados el mar, o utilizar las mesas para hacer un picnic o si estás con ganas de moverte cuenta con unos senderos espectaculares donde mientras vas caminando te encontrás mirando el mar o adentrado en el bosque. Una maravilla!!

Shore Acres
Algunas de las rosas del jardin de Shore Acres
Jardín japonés en Shore Acres

Cape Arago está al final del camino de los otros parques. También se puede caminar y bajar a la playa, ver estrellas de mar (si la marea lo permite), ver a los lobos marinos en las rocas y algo que fue absolutamente inesperado y maravilloso fue ver ballenas las dos tardes que fuimos allí. Un regalo para los ojos que no lo puedo compartir porque en las fotos apenas salían visibles.

Cape Arago primera tarde, como verás no exagero con el tema del viento

En camino de regreso a casa tomamos la Highway 101 que pasa por diferentes ciudades costeras, con unos paisajes que te dejan con la boca abierta. Uno de los puntos fue la playa Heceta la cual, según dicen, hay unos grandes médanos pero cuando nosotros fuimos había tanto viento y niebla que fue imposible ver nada… muy gracioso.

Te dejo al menos la foto del cartel

También hicimos una pequeña parada en Neptune State Park, donde pudimos caminar un poco por la playa y luego continuamos hacia Newport Beach para almorzar.

Neptune, viento y frío en pleno verano 🙂

Después de este lindo y corto paseo volvimos renovados y con algo claro en nuestros pensamientos: que es necesario hacer las cosas que sean posibles para seguir viviendo. Gracias por acompañarme en esta pequeña aventura y espero que te haya gustado tanto como a mí 🙂

Vietnam and Cambodia (Last chapter)

Here I go with the last part of this unforgettable trip that we were lucky to do in February of this so unusual 2020. When the cruise ended, we were taken by minibus to Siem Reap, a city which is in itself interesting but also the closest place to the ruins of Angkor Wat, the most famous ruins in the area, although not the only ones.

On the way there we made a stop at what they called the “happy room” which was nothing more or less than the bathroom 🙂 . There we took the opportunity to take a photo with our guides during the days that we were on the ship, Mr. Huyh from Vietnam and Mr. Smiley from Cambodia, two fantastic guys on all the excursions we took during the trip. I also don’t want to forget Mirko (who I don’t have a photo of) a super fun German who was the host during the cruise. Thanks for making our trip amazing.

These were our wonderful guides on the cruise:  Huyh from Vietnam and Smiley from Cambodia

Once in Siem Reap we separated from the group with whom we had spent the week and continued the journey on our own.
The experience on land was good; we settled in a hotel on the outskirts of the city whose rooms had a certain uniqueness… all the bathrooms were outdoors, not only the part of the shower but also the toilet … a different experience to be sitting “to meditate” and be surrounded by nature 🙂

Another interesting thing was that all the trips we took to the city center were in tuk tuk, so that was very fun and exotic, in fact even our suitcases traveled that way as you see in the photo.

On many turns I seriously thought that we would lose them 🙂

Those who visit the city of Siem Reap probably do so to see the temples such as Angkor Wat and the ones nearby such as Ta Prohm, Preah Khan, Neak Poan, and Banteay Srei, among others.
The history of their construction (like their destruction) is very interesting and, as they were abandoned for many years until their reconstruction came, what struck me powerfully were the trees, as they made their way into the middle of the ruins. The force of nature, really impressive.

I was amazed with the trees

Maybe many years ago you saw the movie Tomb Raider (if you didn’t watch it, don’t waste your time, it’s really bad) but one of these famous trees appears in it … obviously I’m not the only one that caught your attention 😉

One of the must-do visits is to go see the sunrise at Angkor Wat; there we met again with the folks from the cruise, and unfortunately, perhaps because I was half asleep, I did not take any pictures with Eloise, Leyla or Sandie, but we gave each other many hugs, something that seems like a fiction now, since it’s no longer normal to do… How I miss hugs!!

And here are photos of the temples, of the sunrise and us with our guide whose name we can’t quite remember; what I can say is that he did a super professional job, he showed us hidden things inside the temples, he told us the history of the them and also some things about  the Cambodian culture.

Everyone waiting for the sunrise

And a little more of the temples. I loved this image, as I imagined it was a mom sharing a book with her daughter 🙂

And here I show you again the drawings of the temples made by Robyn Diener. Great, right? I’m still in love with her collection :). I also made a collage with one of her drawings and my photo. Yes, I am a big fan.

I see these drawings and I still get emotional
And here I put together the drawing of Robyn with my photo … beautiful, right?

After a few days in Siem Reap we took a plane back to Vietnam to visit the cities of Hoi An (which I loved) and Hue.
Many people told us that Hoi An was super touristy and that perhaps its authenticity has been diluted. For me it was one of my favorite cities: decorated with fabric lanterns of different colors that gave life to the streets, with a huge and chaotic market and with exquisite food.

What do you see? Chaos or a motorcycle and bicycle dance? 😉

Another of the fun things we did was go get custom-made clothes within a day, it was a different experience, very strange, but it is one of the typical things to do in the town.
After two days we decided to go to Hue, a city that I did not like at all. We arrived, and I don’t know if due to the contrast with Hoi An, but I felt overwhelmed and sad. We had a hard time finding a place to have a drink, and I also realized the importance of karaoke in Vietnam. I never thought that I would find karaoke spaces open to the street, side by side, competing for who can play the “music” louder and who could shout more while “singing”. If when reading this you think that I am an old lady because of this comment, you are absolutely right 🙂 . It was a painful experience for the ears.
Having traveled so much with Barnaby made us know just by looking at us that something was not right and that it was time to set course for a new plan. And so we did, we changed plane tickets and went a few more days to Hanoi, the capital of Vietnam, and it was thanks to that that we had the culinary experiences that I told you of in another of my posts.

The trip from Hoi An to Hue, nice, isn’t it?

Our trip to Hanoi in the original plan was to be able to visit Ha Long Bay, where it is recommended to take a boat and spend a few days near those monumental rocks. This allowed us to do some activities such as kayaking, spending a day at the beach, visiting the interior of one of the rocks, which was an amazing experience, and enjoying a few days of relaxation. There we met Barbara and David, a very funny American couple that I hope we can see again when everything improves.

Back in the capital, we started to settle down for a long trip back home. In the taxi on the way to the airport, I took these photos of the traffic, which is still a curiosity for me.

Some photos are blurry but I wanted to show the city in full activity

This was a trip that I enjoyed doubly, as I had told you when I started writing about it, it was not a place that was on my list of favorite destinations, and I am still happy about Barnaby’s insistence to do so. It was very different from a cultural point of view and therefore of enormous learning, the greatest of all is that we should be more grateful for what we have. Remembering the kindness and smiles we had from Vietnamese and Cambodians make my heart happy. As well as the new friends we made around the world (Ilona, Alan, Brian, Sandie, Eloise, Leyla, Ed, Leeanne, David, Peree, Robyn, Chris, Barbara, Sue with whom I keep in virtual contact and who I hope we see again when the pandemic is over).

Returning home

Thank you for joining me once again on this wonderful adventure and again thanks to Barnaby for helping me in the English version.

See you soon

Camboya y Vietnam (Episodio final)

Acá voy con la última parte de este viaje inolvidable que tuvimos la suerte de hacer en febrero de este 2020 tan particular. Cuando terminó el crucero, nos llevaron en un micro hasta Siem Reap, una ciudad en si misma interesante pero que a la vez es el lugar más cercano a las ruinas de Ankor Wat, las más famosas del área, aunque no las únicas.

En camino hacia allí hicimos una parada a lo que ellos llamaban el “happy room” que no era ni más ni menos que el baño 🙂 . Ahí aprovechamos para sacarnos una foto con nuestros guías durante los días que estuvimos en el barco el Señor Huyh de Vietnam y el Señor Smiley de Camboya, dos cracks en todas las excursiones que hicimos durante el paseo. Tampoco quiero olvidarme de Mirko (de quien no tengo foto) un alemán súper divertido que era el anfitrión durante el crucero. Gracias por hacer que nuestro viaje fuera increíble.

Estos fueron nuestros maravillosos guías en el el crucero Huyh de Vietnam y Smiley de Camboya

Una vez en Siem Reap nos separamos del grupo con el que habíamos compartido una semana y continuamos el viaje por nuestra cuenta.

La experiencia en tierra fue buena, nos instalamos en un hotel en las afueras de la ciudad cuyas habitaciones tenían una particularidad … todos los baños estaban al aire libre, no solo la parte de la ducha sino también el inodoro… una experiencia distinta eso de sentarse “a meditar” y estar rodeado de naturaleza 🙂

Y este es el baño…

Otra cosa interesante fue que todos los paseos que realizamos hacia el centro de la ciudad fueron en tuk tuk, así que eso era muy divertido y ex´ótico, de hecho hasta nuestras valijas viajaron de esa manera como ves en la foto.

En varias curvas pensé seriamente que las perdíamos 🙂

Quienes visitaron la ciudad de Siem Reap probablemente lo hicieron para conocer los templos como Angkor Wat y sus alrededores como Ta Prohm, Preah Khan, Neak Poan, Banteay Srei, entre otros.

La historia de las construcciones (como sus destrucciones) son muy interesantes y como estuvieron muchos años abandonados hasta que llegó su reconstrucción, lo que me llamó poderosamente la atención fueron los árboles, como se abrieron paso en el medio de las ruinas. La fuerza de la naturaleza, realmente impresionante.

Quedé maravillada con los árboles

Quizás hace muchos años viste la película Tomb Raider (si no la viste no pierdas el tiempo, es malísima) pero en ella aparece uno de estos famosos árboles… evidentemente no soy la única a la que le llamó la atención 😉

Uno de los paseos obligados es ir a ver la salida del sol en Angkor Wat, allí nos volvimos a encontrar con gente del crucero y lamentablemente, quizás porque estaría medio dormida, no saqué ninguna foto con Eloise, Leyla o Sandie, pero nos dimos unos cuantos abrazos, algo que aunque parezca mentira dejó de ser normal en estos días… Cómo extraño los abrazos!!

Y aquí fotos de los templos, del amanecer y nosotros con nuestro guía del cual tenemos dudas con su nombre, lo que si puedo decir es que hizo un trabajo súper profesional, nos mostró cosas ocultas dentro de los templos, nos contó la historia de los mismos y además algunas cosas de la cultura camboyana.

Todos esperando la salida del sol

Y un poco más de los templos. Me encantó esta imagen que me imaginé que era una mamá compartiendo un libro con su hija 🙂

Y acá te vuelvo a mostrar los dibujos de los templos hechos por Robyn Diener. Geniales, no? Sigo enamorada de su colección 🙂 . Además hice un collage con uno de sus dibujos y mi foto. Si, si soy muy fan.

Veo estos dibujos y me sigo emocionando
Y acá puse juntos el dibujo de Robyn con mi foto… bello, no?

Luego de unos días en Siem Reap tomamos un avión de regreso a Vietnam para visitar las ciudades de Hoi An (la cual amé) y Hue.

Mucha gente nos dijo que Hoi An era súper turística y que quizás lo autóctono estaba diluído. Para mi fue una de mis ciudades preferidas: decorada con farolitos de tela de diferentes colores que le daban muchísima vida a las calles, con un mercado enorme y caótico y con una comida exquisita.

Qué ves? Caos o una danza de motos y bicicletas? 😉

Otra de las cosas divertidas que hicimos fue ir a que nos hagan ropa a medida en el día, fue una experiencia diferente, muy rara, pero era uno de los clásicos del lugar.

Luego de dos días decidimos ir a Hue, una ciudad que no me gustó para nada. Llegamos y no se si por el contraste con Hoi An, me sentí agobiada y triste. Nos costó muchísimo encontrar un lugar para tomar algo, además me di cuenta de la importancia que tiene el karaoke en Vietnam. Nunca pensé que iba a encontrar espacios de karaoke abiertos a la calle, uno al lado del otro, compitiendo por quien ponía la “música” más alta y quien gritaba más mientras “cantaba”. Si al leer esto pens´as que soy una señora mayor por este comentario, tenes toda la razón 🙂 . Fue una experiencia dolorosa para los oídos.

Haber viajado tanto con Barnaby hizo que con solo mirarnos supiéramos que algo no estaba bien y que era momento de poner rumbo hacia un nuevo plan. Y así lo hicimos cambiamos pasajes de avión y nos fuimos unos días más a Hanoi, la capital de Vietnam, y fue gracias a eso que hicimos las experiencias culinarias que te conté en otro de mis posteos.

El camino desde Hoi An a Hue, bonito,no?

Nuestro viaje a Hanoi en el plan original era para poder visitar Ha Long Bay lugar donde lo recomendable es tomar un barco y pasar unos días cerca de esas monumentales rocas. Eso nos permitió hacer algunas actividades como kayak, pasar un día en la playa, visitar el interior de una de las rocas que fue una experiencia alucinante y disfrutar de unos días de relax. Allí conocimos a Barbara y David una pareja americana muy divertida a la que espero que podamos volver a ver cuando todo mejore.

Ya de regreso a la capital, nos empezamos a acomodar para un largo viaje de regreso a casa. En el taxi camino al aeropuerto saqué estas fotos del tránsito que es algo que sigue siendo una curiosidad para mi.

Algunas fotos están movidas pero quería mostrar la ciudad en plena actividad

Este fue un viaje que disfruté doblemente, como te había comentado cuando empecé a escribirlo no era un lugar que estaba dentro de mis destinos preferidos y me sigo alegrando de la insistencia de Barnaby para hacerlo. Fue muy diferente desde lo cultural y por lo tanto de enorme aprendizaje, el mayor de todos es que debemos ser más agradecidos con lo que tenemos. Recordar la amabilidad y sonrisas que tuvimos de vietnamitas y camboyanos me alegran el corazón. Como así también los nuevos amigos que hicimos alrededor del mundo (Ilona, Alan, Brian, Sandie, Eloise, Leyla, Ed, Leeanne, David, Peree, Robyn, Chris, Barbara, Sue con los cuales sigo en contacto en forma virtual y que espero nos volvamos a encontrar cuando pase la pandemia.

Regreso a casa

Gracias por acompañarme nuevamente en esta maravillosa aventura.

Everything has its Side B

First of all I want to thank you for all the greetings and beautiful messages I received on the news of the approval of my residency in the United States. They truly filled my heart with so much love.

My friends Fanny, Val and Cherie sent me congratulations

If you know me and have spent time with me you know that I will tell you about the good things that happen to me but I also like to give some space to the not so good things.  In this article I want to focus on those.  Because life is a movie, but there’s a very wide variety of  cinematographic styles 😉

Something that’s very interesting is that what you think of as normal, when you change your culture, whether it is because you travel or go to live somewhere else, can be not “so normal,” and it is at that moment that errors, misunderstandings and even funny things arise about cultural differences. I am convinced that there’s nothing better than laughing at yourself.

Do I tell them or not? Well, OK 🙂

Here we go. I went to Portland three times before moving there. Those visits were in the summer, in which I relived the majestic skies, extra long days and walks through the forests.
But when we moved, we did it in January, that is, in winter, and I’ll tell you a secret … for these beautiful forests to exist, it takes a lot of rain … daily and constant rain during the months when it is not summer. But this isn’t the worst thing; the sky is constantly gray and the days are extra short (from 8 to 4). So the first weeks were tough; we still went out like always but the feeling of confinement became difficult. I know that some will understand perfectly what I’m talking about. In Buenos Aires (I take this city as an example because it is where I lived) it rains two days in a row and then everyone gets depressed on the third day and obviously everything is canceled until the rain passes. If you did that in Portland, you could never leave your home.

Visiting wineries in Oregon. I ask you not to miss the detail of the color of the skies.

Another topic was English, although with Barnaby it is the language we use to communicate (often with a few words from “rioplatense”, the Spanish of Buenos Aires ¨¨¨¨:) , when you have to go shopping and understand people (rather than speaking because you can say whatever), it was not easy at beginning. At the same time I discovered that there are things that I cannot pronounce or what is worse: I say them wrong. For example, the word “sheet,” which is a sheet, I pronounce as though it were shit, that is, I say “shit.” It made you laugh, didn’t it? I am sure you can imagine the scared face of the sheet salesman when I said the magic word ¨ 🙂 but I found the way because  now I use the word “linen;” it’s not as common but with my accent it’s exotic, someday I will be able to pronounce that other word correctly 😉

Another of my great surprises were the hours of the restaurants and the dinner time in general for everyone around here. With Barnaby, perhaps because we first lived in Buenos Aires, our dinner hours are between 8.30 and 9.30 at night, wherever we are. In the United States, dinners are between 6.30 to 7.30 at the latest, and although it may seem like a lie, it’s something I still can’t get used to. So the restaurants were closed at 9 or at 10 if it was a weekend. Very strange to me.

Fred Armisen, the actor from Portlandia.  If you never saw the show I suggest you watch a few episodes so you understand what this city is all about.

Another thing that I did wrong was to assume that many people spoke Spanish, and there I made two million mistakes, until I understood that the polite way of approaching the topic was to ask if the person spoke Spanish like I do, or “como yo” (“yo” is pronounced like “show” in Buenos Aires, rather than “yo”). Once a very nice young man from a burger place said to me in Spanish: “not like you ma’am, but I do speak Spanish.” I loved the answer and it made me die of laughter.

Let’s move on to the area of driving and traffic. Although I had driven for many years, to drive here was like a new beginning since the way one drives in Argentina, at times completely crazy, is not correct here, and if you were to drive that way here, you’d have a ticket as soon as you started the car. As an anecdote, the first time I drove and came to a STOP sign I asked Barnaby if you really had to stop (the answer is yes). Another new thing was making left turns from a two-way street without a  traffic light; at first I was terrified and I just didn’t do it, but I came to understand that people wait their turn and everything flows OK. Once I was not sure whether I could turn, and I waited a few minutes trying to make a decision.  There were a few cars behind me and none of those folks thought to honk their horn; it was a totally different experience 🙂 . The horn is used here only to give notice of something, although I am not a “honker” I learned that here it is not appropriate to honk at any time, nor to stick my head out the window to let an insult fly… Here’s another one: you have to yield to pedestrians ALWAYS, basically because if you don’t, you’re going to pay a huge fine.

I feel very safe driving 😉

And finally I’ll tell you two of the remaining differences in the way that Argentines greet one another (at least we had done so until now, I don’t know how it will be in the future). I realized that personal space here was very important, and as soon as someone was too close to you, they apologized. The first months I lived here I was always too close to everyone. Kissing acquaintances and strangers on the cheek, by way of greeting, was something I had to get out of my code of ceremony and protocol 😉 . I’ll tell you two anecdotes, starting with the bad one. Barnaby introduced me to his neighbor Barbara while she was in her car on her way out of the driveway; instead of shaking hands, which is the way to greet someone, I put my head in the window to kiss her on the cheek. I think the lady is still trembling with fear. A good way to start my socialization to the neighborhood.

The good anecdote is that during that time I got a small piercing, in my ear (I clarify so that you don’t think I would get a nose piercing or something strange) and the boy who did the work would not stop sweating although the place was super cold. I appreciated that I was in the United States  so I did not have to kiss him goodbye 🙂

Thanks for joining me and having a laugh with (and at) me and of course thanks to Barnaby for helping me in the English version.

Todo tiene su lado B

Antes que nada quiero agradecer todos los saludos y hermosos mensajes que recibí luego de comentar la noticia de la aprobación de mi residencia en Estados Unidos. La verdad es que me llenaron el corazón con tanto afecto.

Mis amigas Fanny, Val y Cherie mandándome felicitaciones

Si me conoces y compartiste experiencias conmigo sabes que sobre las cosas que me pasaron te voy a contar lo bueno pero también me gusta darle espacio a las cosas no tan buenas. Y quise hacer este artículo centrándome en ellas. Porque la vida es de película pero la variedad cinematográfica es muy amplia 🙂

Hay algo muy interesante y es que lo que uno vive como normal cuando cambia de cultura, ya sea porque viaja o se va a vivir a otro lado, no es “tan normal” y es en ese momento donde vienen los errores, malos entendidos y por qué no, las cosas graciosas de las diferencias culturales. Soy una convencida no hay nada mejor que reírse de uno mismo.

Les cuento o no les cuento? Bueno, si 🙂

Acá vamos. Fui a Portland tres veces antes de mudarme. Esas visitas fueron en verano con lo cual volví a vivir lo de los cielos majestuosos, días extra largos y disfrutar de las caminatas por los bosques.

Pero cuando nos mudamos lo hicimos en enero, o sea en invierno, y te cuento un secreto…para que esos preciosos bosques existan se necesita mucha lluvia… lluvia diaria y constante durante los meses en los cuales no es verano. Pero esto no sería lo peor sino que el cielo está constantemente gris y los días son extra cortos (de 8 a 4) Así que los primeros tiempos fueron duros, salíamos igual pero la sensación de encierro se hizo difícil. Se que algunos van a entender perfectamente lo que describo. En Buenos Aires (pongo de ejemplo esta ciudad porque es donde viví) llueve dos días seguidos y para empezar todo el mundo está deprimido al tercer día y obviamente todo se cancela hasta que pase la lluvia. Si uno hiciera eso por estos lugares no podría salir nunca de su casa.

Paseando por bodegas en Oregon. Te pido que no te pierdas el detalle del color del cielo

Otro tema fue el inglés, si bien con Barnaby es el idioma que usamos para comunicarnos (muchas veces con palabras del español rioplatense 😉 ) tener que ir a hacer compras y entender (más que hablar porque uno puede decir cualquier cosa) no fue sencillo al principio. Al mismo tiempo descubrí que hay cosas que no puedo pronunciar o lo que es peor: las digo mal. Por ejemplo la palabra sábana que es sheet yo la pronuncio como diciendo mierda o sea que digo shit. Te causó gracia, no? Estoy segura que te imaginaste la cara de espanto del vendedor de sábanas cuando dije la palabra mágica 😉 igual le encontré la vuelta ahora uso la palabra linen, no se usa mucho pero con mi acento queda exótica, algún día podré pronunciar la otra correctamente 🙂

Otra de mis grandes sorpresas fueron los horarios de los restaurantes y la hora de la cena en general de todos por acá. Con Barnaby, quizás porque primero vivimos en Buenos Aires, nuestro horario para cenar es entre las 8.30 a 9.30 de la noche estemos donde estemos. En Estados Unidos la cenas son entre las 6.30 a 7.30 como muy tarde, y aunque te parezca mentira es algo a lo que aún no puedo acostumbrarme. Con lo cual los restaurantes a las 9 estaban cerrados o a las 10 si era fin de semana. Muy raro para mi.

Este es Fred Armisen el actor de Portlandia, si nunca viste el show te invito a que mires unos capítulos para que entiendas de que va esta ciudad

Otra de las cosas que hice mal fue asumir que mucha gente hablaba español y ahí me mandé dos millones de macanas, hasta que entendí que la manera educada de aproximación era preguntar si esa persona hablaba español como shoooo (forma en que los rioplatenses pronunciamos yo) y un joven muy amable de un local de hamburguesas me dijo: como usted no señora, pero hablo español. Me encantó la respuesta y me hizo morir de risa.

Vamos al tema de transito y manejo por esta zona. Si bien había manejado por muchos años hacerlo acá fue como un nuevo comienzo ya que la forma, por momentos desaforada, con la que se maneja en Argentina acá no es la correcta y tendrías una multa apenas pongas el auto en marcha. Como anécdota te cuento que la primera vez que manejé, frente a una señal de STOP le pregunté a Barnaby si realmente tenía que parar (la respuesta es si). Otra fue girar a la izquierda en avenidas doble mano y sin semáforo, al principio estaba aterrada y no lo hacía pero entendí que la gente espera su turno y todo fluye. Una vez no estaba segura en una calle hacia donde girar y me quedé unos minutos tratando de tomar una decisión.Tenía unos autos atrás y a ninguno se le ocurrió tocar la bocina, fue una experiencia totalmente diferente 🙂 . La bocina se usa solamente para dar aviso de algo, si bien no soy “bocinera” aprendí que acá no corresponde tocarla en cualquier momento, y tampoco sacar la cabeza por la ventanilla para insultar…. Acá va otra: tenes que ceder el paso al peatón SIEMPRE, básicamente porque si no lo haces, vas a pagar una enorme multa .

Me siento muy segura manejando 🙂

Y para el final te cuento dos de las destacadas que tuvieron que ver con la manera de aproximarnos (que teníamos, no se cómo será en el futuro) los argentinos. Me di cuenta que el espacio entre personas acá era muy importante y apenas alguien estaba demasiado cerca tuyo, te pedían disculpas. Los primeros meses lo viví haciendo porque siempre estaba demasiado cerca de todo el mundo. El besar a conocidos y desconocidos, a modo de saludo, fue algo que tuve que sacar de mi código de ceremonial y protocolo 😉 .Te cuento dos anécdotas, empiezo por la mala. Barnaby me presentó a su vecina Barbara mientras ella estaba en su auto lista para salir, yo en lugar de darle la mano, que era la manera de saludarse acá metí la cabeza por la ventanilla para darle un beso. Creo que la señora todavía está temblando de miedo. Buena manera de arrancar mi socialización por el barrio.

La buena es que en ese período me puse un pequeño piercing en mi oreja (aclaro para que no pienses que me perfore la nariz o algo raro) y el chico que hizo el trabajo no paraba de sudar aunque el lugar estaba helado. Agradecí que esto pasó en Estados Unidos ya que no tuve que darle un beso de despedida 🙂

Gracias por acompañarme y reírte un rato conmigo.

Some good news during bad times

This whole story started on a cold Sunday in July, 2012 with  Eleonora; yes, the one with surprises … I think that this was probably the first … She asked me if I could speak English because she wanted to give my contact info to an American coworker of Juan’s, her boyfriend at the time and now husband. That was the starting point of this story, of this Life in the Movies.

Just this week I received a letter in the mail with my new status in the United States. As of now I am a permanent resident. This news made us very happy, but not only us, but also our neighbors who quickly surprised me with balloons and a celebratory cake 🙂
The process for my residency started in October 2016:  after the submission of documents, in-person interviews, letters of recommendation signed twice (after our marriage and again last year) by Chris MacMillan, Valerie Ebinger, Andy Friedman, Lisa McCaffrey and Peter Stroeve and in the second stage by Cherie Guppenberger and Sheila Britschgi (my new neighbors and friends) culminated in the arrival of my Green Card. I thank all of them infinitely for the trust they had in me 🙂
And to celebrate this event I want to tell you about my very first trip to the United States.

In August 2014 Barnaby and I decided to take a vacation in his country. That was, as I mentioned before, my first trip to the United States. I think if someone at that time asked me if I would come to live in this country, I would have said no … but many circumstances changed the following year (now I realize for the better) and that is why, among many other reasons, I am living here.

But let’s go back to the trip … The idea was to start in Portland, which is where Barnaby had his house, and drive south to see different places with the final destination being Los Angeles (about 1,200 miles). That was our first “road trip”  Every year since then we’ve continued the tradition of taking a road trip to different places and hopefully this year (such a strange one) we can take the one we had planned for the state of Washington … we’ll see 🙂

The arrival in Portland was emotional:  there I had the opportunity to meet Paige, Barnaby’s daughter, his friends Val, Rod, Lisa, Patty, Jeff and Martin and even his ex-wife, an event that was far from planned, but it happened 🙂 . The lesson I learned through that experience is that it is an investment to travel while dressed elegantly rather than comfortably 😉

What was my impression of the United States? The truth is that everything drew my attention, the very American thing in which everything is big: the stores, the cars, the portions of food, to name a few. A place where everything works and customer service is excellent: that made a huge impression on me. But the Pacific Northwest is also (I use the present tense because I still feel this way) impressive, it has things that made me fall in love, such as, for example, a summer with extra long and dry days, stunning sunsets, many roses, forests next to the highway and spaces full of nature in the middle of the city, and also people who smiled at you on the street … I had had a totally different idea about Americans, and that made me think that it is never good to have preconceptions.

I’m going to tell you that I loved Portland at first sight: the bridges, the Willamette and Columbia rivers, the colors of the sky, the trees, the people wearing weird clothes, Powell’s bookstore which is huge, in which you can spend a whole day, anyway It all seemed amazing to me.

After a few days in Portland and the surrounding area we headed south, our first stop being Crater Lake, located in the National Park of the same name, in Oregon. They say it is the deepest lake in the United States; the truth is that that fact does not matter to me, but the interesting thing was the blue color of the water and that it looked really impressive. To think that there was once there a volcano … I am always surprised by the force of nature. It is on my list of places to return to. 

After this exciting place I had the opportunity to meet Katherine and Wendell, Barnaby’s parents, at a restaurant in Medford, Oregon. Both of them looked very excited, I imagine it would have been a rarity for Barnaby to introduce them to an Argentine 🙂 .From there we drove to California and arrived at the Coast Redwoods park, where we saw some gigantic trees that, as you can see, don’t really fit within any single picture 🙂 .Really spectacular.

We continued towards the wine country; surely you have heard of or even tasted Californian wines (today I tell you that those from Oregon or Washington are just as good and also cost half as much, heh!).  We rented a place in the middle of the vineyards near to Healdsburg in Sonoma. BEAUTIFUL 🙂

To go visit a few wineries Barnaby had the thought that we could explore them by bicycle…. looking back today I do not understand how I survived that experience: the road was full of ups and downs, my physical condition left a lot to be desired and at times it was impossible for me to pedal (obviously on the climbs) … but I did survive and the truth is that it was hard but also very fun, although I would not repeat it again 😉

Remember to always be elegant

Saying goodbye to the wine country, we visited one last winery, in a manner that was to my thinking more civilized (that is, without the bicycles) and we found that they also had planted Malbec and that’s why I took my picture among the vineyards.

 Zinfandel is one of the Californian classic wine grapes

From Sonoma we headed to  San Francisco, a city with which I fell madly in love. The city just appeared as we were crossing the Golden Gate Bridge, the bridge that I had seen so many times in movies: I was fascinated. Here I tried clam chowder for the first time, and in any opportunity I have a chance, I keep trying it in different places and here I have a spoiler: the best chowders are in Seattle but this is for a future story ….

From there we continued to Los Angeles and stayed at the home of Andy, Barnaby’s college friend. The story is kind of funny because when I first met Barnaby in Buenos Aires (back in 2012), he was with Andy, so I had met them both together 🙂

He took us to different places in LA for me to get to know, and I’m a little ashamed to say that, although I enjoyed the city, it is not among my favorites; it felt extremely artificial, but like everything, everybody has their own taste in things.

Strolling around Santa Monica and trying a corn dog

One of the things I liked the most was going to Universal Studios, a place where for a day (or however long you are there) you will feel like a child again. When we went it was very hot but our “skip the line” passes let us avoid the lines, and we also took advantage of the water roller coaster twice to refresh ourselves, a huge thanks to Jurassic Park. 

For the end of our trip, Andy invited us to a somewhat secret place, called the Magic Castle, because you had to go with an invitation and be all dressed up, where everything revolved around magic, very entertaining and something totally different.

I like remembering this trip and I hope you enjoyed it along with me. See you soon and thanks for joining me on my adventures. And of course thanks to my husband for helping me with the English and be my partner in crime 😉

Algunas buenas noticias en tiempos de no tan buenas noticias

Toda esta historia empezó un frío domingo de julio de 2012 (prometo que esto no es una HDC) cuando Eleonora; si, la de las sorpresas… ahora pienso que esta fue la primera…; me preguntó si sabía hablar inglés porque quería darle mi contacto a un compañero de trabajo americano de Juan, su novio en ese momento y actual marido. Ese fue el puntapié inicial de esta historia, de esta Vida de Película.

Esta semana recibí por correo una carta con mi nuevo estatus en Estados Unidos. A partir de ahora soy una residente permanente. Esta noticia nos puso muy contentos, pero no sólo a nosotros, si no también a nuestros vecinos que rápidamente me dieron esta sorpresa con globos y torta conmemorativa 🙂

El tema de la residencia fue un proceso que comenzó en octubre de 2016 y que luego de la presentación de papeles, entrevistas, cartas de recomendación firmadas 2 veces (luego del casamiento y el año pasado) por Chris MacMillan, Valerie Ebinger, Andy Friedman, Lisa McCaffrey y Peter Stroeve y en esta última etapa por Cherie Guppenberger y Sheila Britschgi (mis nuevas vecinas y amigas) culminó con la llegada de mi green card. A todos ellos les agradezco infinitamente la confianza que me tuvieron 🙂

Y para festejar este acontecimiento quiero contarte cómo fue mi primer viaje a los Estados Unidos.

En agosto de 2014, decidimos con Barnaby tomarnos unas vacaciones en su país. Ese fue, como te comenté anteriormente, mi primer viaje a Estados Unidos. Creo que si alguien en ese momento me preguntaba si vendría a vivir a este país hubiese dicho que no… pero muchas circunstancias cambiaron al año siguiente (ahora me doy cuenta que para bien) y es por eso, entre otras muchas razones, que estoy viviendo acá.

Pero volvamos al viaje… La idea fue empezar por Portland, que es donde Barnaby tenía su casa y hacer un viaje en auto conociendo diferentes lugares con destino final Los Angeles (unos 1500 kilómetros) Ese fue nuestro primer “road trip” quien lo hubiera dicho!! Luego cada año continuamos con la tradición de hacer un viaje por diferentes rutas y ojalá este año (tan raro) podamos hacer el que teníamos planeado por el estado de Washington… ya veremos 🙂

La llegada a Portland fue emotiva, ahí tuve la oportunidad de conocer a Paige, la hija de Barnaby , a sus amigos: Val, Rod, Lisa, Patty, Jeff y Martin y hasta a su ex esposa, acontecimiento que estaba lejos de los planes pero pasó 🙂 . La enseñanza que me dejó esa experiencia es que es una inversión viajar elegante antes que cómoda 😉

Cuál fue mi impresión del país? La verdad es que todo me llamaba la atención, las cosas muy americanas donde todo es grande: las tiendas, los autos, las porciones de comida por nombrarte algunas. Un lugar donde todo funciona y la atención al cliente es excelente, eso fue un enorme impacto. Pero el Pacific North West además es (lo digo en presente por que lo sigo sintiendo) impresionante, tiene cosas que me enamoraron, como por el ejemplo un verano con días extra largos y secos, unos cielos para caerse de espalda, muchísimas rosas, bosques al costado de la autopista y espacios llenos de naturaleza en el medio de la ciudad y además gente que te sonreía por la calle… yo tenía una idea totalmente diferente de los americanos y eso me hizo pensar que nunca es bueno tener preconceptos.

Recorriendo Portland, acá el día que la conocí a Val, la mejor amiga de Barnaby

Voy a decirte que Portland fue amor a primera vista: los puentes, el río Willamette y el Columbia, los colores del cielo, los árboles, la gente vistiendo raro, la librería Powells que es gigante y podes pasar un día entero recorriéndola, en fin, todo me pareció un flash.

Luego de algunos días en Portland y sus alrededores partimos hacia el sur donde nuestra primera parada fue Crater Lake ubicado en el Parque Nacional del mismo nombre en Oregon. Dicen que es el lago más profundo de Estados Unidos, la verdad que a mi esos datos me dan lo mismo pero lo interesante fue el color azul del agua y que se veía realmente imponente. Pensar que allí alguna vez hubo un volcán… siempre me sorprende la fuerza de la naturaleza. Es un lugar que está en mi lista para volver.

Luego de este emocionante lugar tuve la oportunidad de conocer a Katherine y Wendell , los papás de Barnaby, en un restaurant en algún lugar de Oregon. A ambos se los veía muy emocionados, me imagino que habrá sido una rareza que Barnaby les presentara a una argentina 🙂 . Desde ahí estuvimos viajando hacia California y llegamos a un parque llamado Coast Redwood, donde encontramos unos árboles gigantescos que como veras no entraron en ninguna foto 🙂 Realmente espectacular.

Continuamos hacia el wine country, seguramente habrás escuchado o hasta probado los vinos californianos (hoy te digo que los de Oregon o Washington no tienen nada que envidiarles y además cuestan la mitad, je!) Estuvimos en un departamento en el medio de viñedos muy cerquita de Healdsburg en Sonoma. PRECIOSO 🙂

Para ir de paseo por las diferentes bodegas a Barnaby se le ocurrió que podíamos recorrerlas en bicicleta…. es el día de hoy que no entiendo cómo sobreviví a esa experiencia, el camino estaba lleno de subidas y bajadas, mi estado físico dejaba mucho que desear y por momentos se me hacía imposible pedalear (obviamente en las subidas) … pero llegué y la verdad es que fue duro pero también muy divertido , aunque no volvería a repetirlo 😉

Acordate de estar siempre elegante 😉

Despidiéndonos del wine country pasamos por una última bodega, de manera a mi gusto más civilizada (o sea sin las bicicletas) y encontramos que también sembraban Malbec y por eso me saqué la foto entre los viñedos.

El Zinfandel es uno de los clásicos californianos

Desde Sonoma partimos hacia San Francisco, ciudad de la que me enamoré perdidamente. Apenas apareció y cruzamos el Golden Gate, ese puente que tantas veces vi en películas quedé fascinada. Acá probé por primera vez el clam chowder o sopa de almejas, la cual fue un camino de ida, cada vez que tengo oportunidad sigo probándola en diferentes lugares y acá te spoileo información: las mejores las encontré en Seattle 🙂 pero esto es hablar del futuro….

Desde ahí continuamos hacia Los Angeles y nos quedamos en la casa de Andy, el amigo de Barnaby de la escuela. La historia es algo graciosa, cuando me encontré por primera vez con Barnaby en Buenos Aires (allá por el 2012) estaba con Andy, así que los conocí a los dos juntos 🙂 .

El nos llevó de paseo por diferentes lugares de LA para que yo conociera, y digo con un poco de pudor que si bien disfruté la ciudad, no está entre mis favoritas, la sentí extremadamente artificial, pero como todo, gustos son gustos.

Paseando por Santa Mónica y probando el corn dog

Una de las cosas que más me gustaron fue ir los Universal Studios, lugar donde por un día (o los que vayas de visita) volverás a sentirte un niño. Cuando fuimos hacía muchísimo calor pero esos pases de front line nos evitaron colas y también aprovechamos la montaña rusa de agua dos veces para poder refrescarnos, un enorme agradecimiento a Jurassic Park.

Para el cierre de nuestro viaje, Andy nos invitó a un lugar algo secreto, porque había que ir con invitación y bien vestidos, donde todo giraba en torno de la magia, muy entretenido y algo totalmente diferente.

Me gustó recordar este viaje y espero que lo hayas disfrutado conmigo. Hasta pronto y gracias por acompañarme en mis aventuras.

Algunas aclaraciones sobre las HDC

Hola amigos, luego de haber recibido mensajes muy divertidos sobre mi artículo anterior y debido a que tuve muchísimas consultas por privado sobre si esta o aquella es una historia del culo, me pongo a redactar esto que espero eche algo de luz a tantas dudas.

Ya voy a responderte, no te pongas ansioso 🙂

En esas consultas encontré grandes confusiones sobre: hablar al pedo, bolacear, chamuyar y las Historias del culo propiamente dichas.

Ya paso a explicar los conceptos y los argentinismos.

El hablar al pedo está relacionado con gente que se pone hablar o dar opinión, sin que nadie se la pida, en una fila de cualquier tipo (banco, caja en el supermercado, esperando el colectivo, etc) también se da en taxis y la peor versión son los comentaristas en programas de televisión porque esos reciben dinero por hacerlo.

Pero quiero centrarme solo en los habladores en la vida cotidiana. Los temas que tratan son generalmente científicos, porque el hablador al pedo tiene conocimiento de todo; pero también los encontras haciendo futurología y en teorías conspirativas se llevan un 10 felicitado.

El bolazo que son lisa y llanamente las mentiras, son las que te cuentan por ejemplo, TODOS los políticos en campaña y no importa de qué partido ni de qué parte del mundo sean. Siempre se las ingenian para mentir, para bolacear.

Del bolazo mayor podemos ir a una categoría más pequeña que es la del chamuyo, y acá hay varios tipos, los que te hacen reir y otros que te ponen los pelos de punta… por ejemplo los que te dan los administradores de consorcios para no arreglarte cosas en tu departamento que claramente son un problema del edificio. Todos tenemos un montón en nuestro haber de los buenos y de los malos.

A quien no quisieron romperle el departamento por cualquier razón ? Pepe rompé…

La HDC, me encanta decirlo a la manera americana que a todo lo nombran con sus iniciales 🙂 , es más inocente, porque es una historia que quisiera abarcar a cien historias más y por eso se va derivando y en algún punto termina en un sin sentido, donde la historia que iba a ser contada queda desdibujada.

Paso a un ejemplo y hago una aclaración, hay partes de esta historia que son pura ficción y otras verdaderas que superan la realidad….

Un tarde estaba con Barnaby y Teresa mi amiga madrileña tomando una cerveza en Janio, un bar de Palermo al cual llega Coco, caminando como un galán de cine luciendo unos anteojos de sol carísimos al que le faltaba un cristal y que por su actitud parecía que no lo había notado…te cuento que Janio estaba ubicado en Costa Rica y Malabia, frente a la plaza Armenia, te ubicas? La que están los artesanos los fines de semana…. La última vez que pasé por ahí estaba cerrado.. habrás sido el año pasado? no se si definitivamente o por reformas. Otro lugar que también estaba cerrado era el lugar brasileño…. cómo se llamaba? ese que servían una caipirinhas, riquísimas… una pena, el tipo se fundió y tuvo que volver a Brasil… sabes quien más se fue a vivir a otro pais? La mamá de Bruno, te acordás? Bruno, el chico que fue a la primaria con vos…. así podríamos seguir hasta el infinito, pero vos seguro queres saber qué pasó con Coco y sus gafas…

Lamento comunicarte que si algo caracteriza a una HDC hecha y derecha, es que nunca sabr´´as el final porque empieza pero por tantas derivaciones no se termina. Solo te digo que la de Coco es una historia verdadera 😉

Espero haber aclarado un poco los conceptos y lo principal, haberte sacado una sonrisa 🙂

Acá con una amiga del barrio

Definición de la historia del culo

En el último artículo del blog dejé picando una frase que dije que desarrollaría en algún momento y mis fans (que son dos pero valen por cientos por su intensidad) reclamaron que escriba algo YA sobre la misma.

Historias del culo, comenzó siendo una frase familiar que pronto se fue esparciendo por la comunidad. Mis amigos la usaron hasta el cansancio y alguien dijo que debería ser patentada y los más fanáticos que hasta debería ser incorporada al diccionario de español de la Real Academia Española (RAE)… una exageración

Pero no perdamos tiempo y vayamos a la explicación. Habrás notado que estoy tratando de escribir un articulo por semana del blog. Actualmente del último viaje por Vietnam, que a veces siento que no tiene mucho sentido por todo lo que está pasando en el mundo, pero a la vez creo que es un modo de distracción. Y hablando de distraerse, empecé un curso de dibujo online y además a pintar macetas, cosa que me encanta hacer, siento que tengo un nuevo hobbie. Mira si no me quedaron preciosas.

Te pareció que me dispersé que lo que estuve contando no tiene ni pies ni cabeza…perfecto!! Te doy la bienvenida a la HISTORIA DEL CULO, es algo que alguien empieza a contar (ojo podes ser vos mismo porque nadie está exento) y que termina enredado en detalles que no tienen nada que ver y nunca se llega a contar lo que había dado origen a la conversación.

Las historias del culo vienen en varias presentaciones: conversaciones, mensajes de voz en WhatsApp (modo ideal porque una vez que arrancaste nadie te para), por mail, por Zoom… pueden tomar diversas formas e idiomas (las escuché en inglés también) y aparecer en los momentos menos esperados… uno debería estar atento a no estar creando una sin darse cuenta…. son verdaderamente peligrosas.

Las descubridoras y quienes le dieron nombre a estos relatos fueron mis hijas: Sofi y Pau que siendo muy chicas, iban sentadas en la parte trasera del auto, preguntaron entre la inocencia y el hastio por qué X (no daré nombres porque podría ofender a algún conocido) nunca terminaba de contar nada y todo lo que decía no tenía sentido….. chicas bravas!!

Quizás esto pueda ser una historia del culo pero me parece divertido compartirlo. Cuando tendrían entre 6 y 7 años, iban sentadas nuevamente en la parte de atrás del auto , yo manejando en plena hora pico porteña y una de ellas suelta como al pasar: “mamá, que es coger?” La definición de la Real Academia Española, dice que es: asir, agarrar o tomar. Pero para los argentinos estos significados no cuentan. Algo que aprendí, y si hay alguien leyendo con hijos chicos se los recomiendo (siento que estoy en una historia del culo al cuadrado) es que siempre pregunte al infante donde escuchó la palabra antes de contestar… como para darle contexto a la respuesta. Y eso fue lo que hice y ellas muertas de risa me dijeron que a un fulano del colegio todos le dijeron que coger era mirar televisión.. y yo para redoblar la apuesta les pregunté, pero ustedes saben que es y ellas me dijeron: OBVIO, es hacer el amor…. Toma mate 😉

Mis pequeñas demonias

En mi descargo voy a decir que esto no es una historia del culo porque, si bien pegué varias vueltas, llegué exitosa al fin del cuento. Espero que se hayan divertido y que descubran muchas hdc en el futuro.