Ceci Rodriguez

Buenos Aires, Argentina

Hace un tiempo se me ocurrió armar una sección para presentar a gente que admiro de diferentes partes del mundo y que con su arte hacen mi vida más agradable 🙂

Cada semana voy a hacer una publicación para que se presenten y muestren lo que saben hacer. Espero que lo disfrutes tanto como yo 😉

Some months ago it occurred to me make a section to introduce people I admire from different parts of the world and who with their art make my life more pleasant 🙂


Every week I am going to post an article where they can introduce themselves and show what they do. I hope you enjoy it as much as me 😉

Mi nombre es Cecilia, nací en Buenos Aires, Argentina y a la edad de los 8 años, me di cuenta que me gustaba dibujar.

Estudié en la Escuela Municipal de Bellas Artes de Quilmes, donde desarrollé mis habilidades de dibujo y pintura.

De esta profesión además del tiempo que disfruto pasar con cada obra, hasta que me abandona, me gusta la emoción que recibo de las personas …. no es fácil tocar el corazón de otros con un pincel 🙂 Pero lograrlo vale todo el esfuerzo y me motiva a seguir estudiando para mejorar. 

No dedico mi vida entera al arte, pero no podría vivir sin él. Me gusta inspirarme en otros artistas y a la vez me gusta ser inspiración de aquellos que aún no se animan. Porque lo importante es disfrutar de las cosas que a uno lo hacen feliz. 

My name is Cecilia, I was born in Buenos Aires, Argentina and at the age of 8, I realized that I liked to draw.

I studied at the Municipal School of Fine Arts in Quilmes, where I developed my drawing and painting skills.

Of this profession , in addition to the time that I enjoy spending with each work until it leaves me, I like the emotion I receive from people… it is not easy to touch the hearts of others with a brush 🙂 But achieving it is worth all the effort and motivates me to continue studying to improve.

I don’t dedicate my entire life to art, but I couldn’t live without it. I like to be inspired by other artists and at the same time I like to be an inspiration to those who have not yet dared. Because the important thing is to enjoy the things that make you happy.

Mi trabajo. My work

Si queres conocer más sobre mi trabajo o contactarme te invito a que visites mi Instagram

https://www.instagram.com/ceci.artkeith/?igshid=17be6cvz09f0p

If you want to know more about my work or contact me, I invite you to visit my Instagram

https://www.instagram.com/ceci.artkeith/?igshid=17be6cvz09f0p

Rudolph was not to be found

A sign in NW Lake Rd, Camas
A hug before the cut
Christmas tree decoration
It´s time to open the presents 🙂
I saw in lots of movies the tree on the car
Cookies decoration was a serious job
They asked for ugly sweaters
We had lot of fun decorating those pig cookies
Opening our presents
Playing in Downtown Camas

Maybe you were reading my previous posts so I’m going to tell you the end of this story and I couldn’t find Santa Claus or his star reindeer Rudolph, although I think I was never that close to doing so 🙂

However, I received a wonderful birthday and Christmas gift that was a visit from my daughters after almost a year of not seeing us. So sadly Santa and her boys took a backseat 😉

For the three of us, Christmas in winter was a novelty, we let ourselves be surprised by all the rituals and the truth is that we had a lot of fun.

One of the main ones was the search for a real tree, honestly the idea of cutting one for that purpose gave us some concern but we accepted the rules. We chose a beautiful one and something very pleasant is the aroma that was when entering the living room where we put it together. My promise is to keep it with its decorations and put water on it until its leaves begin to fall even if this is in August 🙂

Another big difference was the time to receive our gifts. The custom, at least in Argentina, is that at minute zero on the 25th the toast is made and gifts are opened. Not here, the gifts are also opened on the 25th but after breakfast, if we were anxious until that moment, I don’t even want to think about the families with children who want to open those tempting gifts under the tree.

Something that was also very funny and surprising was the amount of songs dedicated to Christmas that are in the market. Our favorite was: Let it snow, a phrase we use a lot 🙂 Barnaby also played various songs on the piano for the occasion and that was wonderful.

Other rituals were the ugly sweaters, something unthinkable on hot Christmas in the southern hemisphere 🙂 and the other was the preparation of cookies for the neighbors.

We learned after Christmas that something usual is to go sing in front of the neighbors’ houses. I think it was fortunate that we did not know in time because we probably would have gone for songs 🙂 . I am glad to continue maintaining a good image in the neighborhood 😉 


Anyway it was a dreamed Christmas, this time far from the ocean in Valeria del Mar, but again the four of us together.

Happy Holidays

Final de la búsqueda de Rodolfo

Cartel en NW Lake Rd, Camas
Abrazo antes del corte
Decoración del árbol
Hora de abrir los regalos 🙂
Imagen que vi en mil películas, el árbol Navideño en el techo del auto
Tomandose la tarea muy en serio
A pedido los “ugly sweaters”
Cerditos decorados y mil historias llenas de risas
Abriendo los regalos
Jugando en el centro de Camas

Quizás estuviste leyendo mis posteos anteriores así que voy a contarte el final de esta historia y es que no pude encontrar ni a Papa Noel ni a su reno estrella Rodolfo, aunque creo que nunca estuve tan cerca de hacerlo 🙂

Sin embargo, recibí un maraviloso regalo de cumpleaños y navideño que fue la visita de mis hijas luego de casi un año sin vernos. Así que lamentablemente Santa y sus muchachos pasaron a segundo plano 😉

Como para las tres la Navidad en invierno era toda una novedad nos dejamos sorprender por todos los rituales y puedo asegurarte que nos divertimos muchísimo.

Uno de los principales fue la búsqueda de un árbol de Navidad de verdad, sinceramente la idea de cortar uno para ese fin nos dio algo de impresión pero aceptamos las reglas con un poco de recelo. Elegimos uno precioso y algo muy agradable es el aroma a pino que había al entrar donde lo armamos. Mi promesa es mantenerlo con sus adornos y poniéndole agua hasta que sus hojas se empiecen a caer aunque esto sea en agosto. Podría decir que todo el año es Navidad 🙂

Otra gran diferencia fue el horario para recibir nuestros regalos. La costumbre, al menos en Argentina, es que en el minuto cero del día 25 se haga el brindis y se abran los regalos. Acá no, los regalos se abren también el 25 pero luego del desayuno, o sea luego de pasar la noche. Debo confesar que nosotras estuvimos un poco ansiosas hasta que llegó el momento de la apertura; así que no quiero ni pensar en el clima de enorme excitación que viven las familias con niños que tienen los paquetes al alcance de las manos pero que deben esperar para abrirlos.

Algo también que fue muy divertido y sorprendente fueron la cantidad de canciones dedicadas a la Navidad que hay en el mercado. Nuestra favorita fue : “Let it snow”, creo que nos gustó mucho ese título. También Barnaby tocó en el piano varios temas para la ocasión y eso estuvo fue maravilloso.

Otros rituales fueron los sweaters feos, algo impensable en las calurosas navidades del hemisferio sur 🙂 y la otro fue la preparación de galletitas para los vecinos.

Nos enteramos pasada la Navidad que algo usual es ir a cantar canciones frente a las casas de los vecinos. Creo que fue una suerte que no lo supimos a tiempo porque conociendo el espíritu lúdico de las tres, lo hubiéramos hecho. Es bueno seguir manteniendo una buena imagen en el barrio 😉

Como sea, fue una Navidad soñada, esta vez sin mar pero nuevamente los cuatro juntos.

Felices Fiestas

Algunas cosas más sobre la Navidad

La exploración en el Hemisferio Norte continúa

Tal como te conté en el artículo anterior esta será mi primera Navidad en el Hemisferio Norte y más específicamente en el Pacific Northwest de Estados Unidos. Son muchas las cosas totalmente nuevas para empezar que acá es invierno 🙂 así que salí varios días a recorrer las calles de mi barrio porque me llam´o poderosamente la atención la manera en que se decoran las casas. Muchas luces, inflables, muy de película 🙂 . Lo cierto es que en esas caminatas me llevé varias sorpresas 🙂

Algunas de las casas decoradas

Una de las grandes diferencias es que el armado del árbol navideño como la puesta de la decoración, se hace luego que termina Acción de Gracias, o sea a finales de noviembre. Para mi, el día del armado del árbol era recién el 8 de diciembre, es por eso que todos los preparativos tan tempranamente en el año me resultaron llamativos. Sin embargo algunos amigos en Buenos Aires con tal que este año se termine armaron sus árboles en octubre 😉

No se si estoy obsesionada pero creo que uno de ellos tiene la nariz roja 😉
Touchdown de Papa Noel 😉

Mientras que caminaba buscando fotos para este posteo me encontré con 5 ciervos en el camino y pensé si alguno de ellos no sería Rodolfo…. siento que estoy cerca de encontrarlo, estando de alguna manera más cerca del Polo Norte…. ya veremos.

La foto de la derecha no pude evitar sacarla 🙂 . Creo haberte comentado que por esta zona hay mucho viento y el inflablable estaba caído tal como podes ver en la foto. El brazo de Santa hacia adelante y el regalo a modo de pelota de football americano me trajo a la mente un “touchdown” 🙂 Crees que estoy muy americanizada? 😉

El árbitro no parece estar muy convencido

Este es mi aporte a la decoracion Navideña, estoy feliz con mi Minion
Encontré otros Minions por el barrio
Y algunos muñecos mas
Me parecen muy de película los candy canes 🙂
No quisiera vivir enfrente de esta casa con tanta luminaria 🙂

Obviamente me sumé a la movida de decorar mi casa y estoy feliz como una niña con mi Minion inflable. Creo, por otra parte, que todos hemos tenido un año tan duro y difícil por la pandemia que estamos ansiosos por festejar y por qué no, deseando que el 2020 termine y que el próximo sea un año más normal donde podamos viajar y reencontrarnos con toda la gente que queremos para darles un gran abrazo. Pero mientras tanto disfruto de esto que me toca, una Navidad invernal y diferente 🙂 Nos vemos pronto

In the footsteps of Rudolph

Mt Hood covered with snow

Barnaby took this picture, he takes better photos than me but it is great to have him in my team 🙂
Our selfie with special effects
My snow shoes
He took pictures of me and I took from him
Beautiful trees covered with snow

Trip to Mount Hood

This is the first December that I am spending in the United States, in a normal year (and this obviosly is not one), at this time of the year, we would already be in Buenos Aires enjoying the spring.

The difficult thing about the Pacific Norhwest in winter is that daylight hours are very scarce (My mantra is: for these forests to exists it has to rain a lot… although sometimes repeating to myself it is not enough 😦 ) But as for every rule there are exceptions , and every once in a while there are sunny days, and during these we take advantage of being so close to places where winter has already taken over.

This trip was to Mt Hood which which is located in Oregon State and is one of my favorites. Snow for me is something totally new and I enjoy it as if I were a child :). Actually I try to enjoy everything that is presented to me in life 😉

I have never skied, and I think I will leave it for another life because at 50 plus I think a lot about my bones (it is amazing how thoughts change over the years 🙂 ) however I found snow shoes to be the best option and excellent exercise.

I wrote at first quite naturally about December; and honestly cannot believe that Christmas is almost at our doorstep. And these trees that seem to be decorated for the occasion made me think that I have a better chance of finding Santa Claus and his reindeer Rudolph in this area more than in South America. I will keep investigating to see if this is so or not. I am intrigued to know about Christmas is like in the northern hemisphere 🙂 I will be sharing my progress 😉 see you soon

Tras los pasos de Rodolfo

Mount Hood totalmente nevado

Aprovechamos para sacar fotos y esta es de Barnaby. Definitivamente es mejor fotógrafo que yo pero formamos un gran equipo 🙂
Mis “snow shoes”
El me saca a mi y yo a él
Selfie con efectos especiales

Paseo por Mount Hood

Este es el primer diciembre que paso en Estados Unidos, en un año normal (y este evidentemente no lo es) para esta ´época ya estaríamos en Buenos Aires disfrutando de la primavera.

Lo difícil del Pacific North West en invierno es que las horas de luz son muy escasas, la lluvia y el cielo gris son una constante (Mi mantra es: “Para que existan estos bosques tiene que llover mucho” aunque a veces repetirme el mantra no alcanza 😦 ). Sin embargo en toda regla hay excepciones, y de vez en cuando tenemos días de sol y ahí aprovechamos las ventajas de estar tan cerca de lugares donde el invierno ya tomó la delantera.

El paseo fue a Mount Hood en el estado de Oregon y es una de mis montañas favoritas. La nieve para mi es algo totalmente novedoso y la disfruto como si fuera una niña. En realidad trato de disfrutar todo lo que se va presentando en mi vida 😉

Nunca esquié y creo que lo dejaré para otra vida porque pasados los 50 pienso mucho en mis huesos (es increíble como los pensamientos mutan con los años 🙂 ) pero encontré que los zapatos de nieve son la mejor opción, adem´as de ser un excelente ejercicio.

Hablé al principio con total naturalidad sobre diciembre; y sinceramente no puedo creer que ya tengamos la Navidad casi en la puerta de casa; y estos árboles que parecieran estar decorados para la ocasión me hicieron pensar que tengo más posibilidades de encontrar a Papá Noel o Santa y a su reno Rodolfo por esta zona que en Sudamérica. Seguiré investigando para ver si esto es así o no. Estoy muy intrigada en saber cómo es la Navidad en el hemisferio norte 🙂 Ya les iré contando un poco más. Nos vemos pronto 🙂

Stop 2020, I want to get off

A little over a month ago we took a few days to get to know the Umpqua River area in the state of Oregon. It was a short but wonderful trip because the area is beautiful. Unfortunately it is one of the areas affected by the fires and where many people had to be evacuated. To this day we still do not know how things are doing there 😦

Very sad

When I started writing this blog, the main idea was to tell about my trips and the experiences during them, adding my opinions, feelings and moods. Today I felt the need to talk about this place and also to be able to express the sadness that all this produces in me. For several days we have been living under a cloud of smoke (as a result of other fires in Oregon) so prospects at times seem dire, so what would be better than to travel again.

From the window of our house

Before all this happened I was about to write about the trip, but I was putting it off for different reasons. However, today I wanted to remember how much fun we had and hope that it rains soon and all this ends as soon as possible, although the damage is immense: those acres of forest will not be recovered, not the animals that lived there and not to mention the people who have lost their homes and some even their lives.
This article is a tribute to that wonderful place where we spent some incredible days, in these times of viruses, losses and lack of environmental awareness.

We started the journey south of the Umpqua River, passing first by the Rogue River, which is on the way. We made different stops to walk a little, and one of them was Mill Creek Falls, an incredible place where we found these immense rocks, which, after climbing them, gave us this beautiful view of the river.

Every time we go up or down rocks we think we are too old for these adventures 🙂 although we insist 😉

We thought that the place was fantastic, and something that caught our attention was how different the forest (being extremely dry) was compared to the rain forest that we had found in the Olympic National Park on the previous trip.

And so you can see a little more of this beauty I’ll share these videos with you 🙂

They are cute but I think I have to take classes with a film director 😉

Another place to highlight within the area is a place called Natural Bridge, where the Rogue River literally disappears from our view because it passes through what was once a lava tunnel. Really magical.


The southern part of the Umpqua is not as developed as the northern one. The roads are more precarious and you don’t meet many people. We stayed in a place where there was no internet and no telephone connection. At first we (especially me) felt like something was missing; it is incredible how addicted we are to technology and how we feel short of breath if we are not connected. Then when we lower (I lowered :)) the anxiety and we look around us we feel free and happy. The house was on the edge of the river, so I took the opportunity to draw (a new hobby), take photos, read and be unplugged. We really enjoyed the tranquility. We were also lucky to have two nights with a clear skies where we could see constellations and a large number of shooting stars that left us amazed 🙂

This is the Umpqua river passing by the house

One of the days we went for a hike of 6.4 kilometers one way and 6.4 kilometers back (8 miles in total) to Fish Lake, a totally remote place in which during our entire journey we only passed one couple. It gave me a bit of anxiety not having a connection of any kind and being practically alone in the world … a bit exaggerated, right?

Anyway it was worth the strenuous hike because the lake was gorgeous and there was noone around.
These are the photos of the walk.  If you look closely, you will see the burned trees from other fires of who knows when 😦

Then we took the Rogue Umpqua Scenic Byway (the northern area of Umpqua) which, as I mentioned, is much more developed, with an impeccable highway and where very close to the road you find waterfalls and places to stop and enjoy nature.
We indulged ourselves and settled in for one night at the Steamboat Inn, an inn with cabins, beautiful views, delicious food, and very warm employees. We fell in love so much that we had planned to return in October to continue visiting other places that we could not visit this time. Unfortunately, the area and the inn were affected by the fires and according to what I read on Facebook some of the people who work there had problems with their homes 😦

A place to fall in love

 I hope that all this improves soon, that you understand that my post today was not the happiest, but I want my blog to reflect how I am feeling, both with the happy moments and those that are not. Anyway I try to see the positive despite everything that is happening these days.
Here are my drawings, I need a lot of practice but I feel proud of them because I spent more than 40 years without encouraging myself to draw anything. So I’ll keep trying. Thanks for joining me again. See you soon.

Paren el 2020 que me quiero bajar

Hace un poco más de un mes nos tomamos unos días para ir a conocer la zona del Rio Umpqua en el estado de Oregon. Fue un viaje corto pero maravilloso porque la zona es preciosa. Lamentablemente es una de las áreas afectadas por los incendios y donde mucha gente tuvo que ser evacuada. Al día de hoy todavía no sabemos las consecuencias de todo esto 😦

Muy triste

Cuando empecé a escribir el blog, la idea principal fue contar viajes y las experiencias durante los mismos, teniendo en cuenta mis opiniones, sentimientos y estados de ánimo. Hoy sentí la necesidad de hablar de este lugar y además poder expresar la tristeza que me produce todo esto. Desde hace varios días estamos viviendo bajo una nube de humo (como consecuencia de otros fuegos en Oregon) así que el panorama por momentos se hace difícil y entonces qué mejor que volver a viajar.

Desde la ventana de nuestra casa

Antes de que todo esto ocurriera estuve por escribir sobre el viaje y lo fui postergando por diferentes razones. Sin embargo hoy quise recordar lo bien que lo pasamos y esperar que llueva pronto y esto termine lo antes posible, aunque el daño es inmenso: esas hectáreas de bosque no serán recuperadas, ni los animales que allí vivían y ni que hablar de las personas que perdieron sus casas y algunos hasta la vida.

Este artículo va como homenaje a ese lugar maravilloso en el que vivimos unos días increíbles, en estos tiempos de virus, pérdidas y de falta de conciencia ambiental.

Nosotros empezamos el viaje por el sur del río Umpqua, pasando primero por el Rogue River, que está por el camino. Hicimos diferentes paradas para poder caminar y una de ellas fue Mill Creek Falls, lugar increíble donde encontramos estas rocas inmensas que luego de treparlas dejaron a la vista este bellísimo río.

Cada vez que subimos o bajamos rocas pensamos que estamos mayores para estas aventura 🙂 aunque insistimos 😉

El lugar nos pareció fantástico y algo que nos llam´o la atención fue lo diferente que era el bosque (extremadamente seco) en comparación con el rain forest que encontramos en el Olympic National Park en el viaje anterior.

Y para que veas un poco más de esta belleza te dejo estos videos 🙂

Están lindos pero creo que tengo que tomar clases con algún director de cine 😉

Otro lugar para destacar dentro de la zona es el llamado Natural Bridge un lugar donde el Rogue River literalmente desaparece de nuestra vista porque pasa por lo que alguna vez fue un túnel de lava. Realmente mágico.

La zona sur del Umpqua no está tan desarrollada como la del norte. Los caminos son más precarios y no te encontrás con mucha gente. Nos quedamos en un lugar donde no había internet ni tampoco conexión telefónica. Al principio sentimos (especialmente yo) como que algo nos faltaba, es increíble lo adictos que estamos a la tecnología y con sensación de falta de aire si no estamos conectados. Luego cuando bajamos (bajé 🙂 ) la ansiedad y miramos a nuestro alrededor nos sentimos libres y felices. La casa estaba al borde del río, así que aproveché a dibujar (nuevo hobby), sacar fotos, leer y a estar desenchufada. Disfrutamos muchísimo de la tranquilidad. Además tuvimos la suerte de tener dos noches con un cielo claro donde pudimos ver constelaciones y una gran cantidad de estrellas fugaces que nos dejaron alucinados 🙂

Este es el río Umpqua pasando por la casa 🙂

Uno de los días fuimos a hacer una caminata de 6.4 kilómetros de ida y 6.4 de vuelta (8 millas en total) en Fish Lake, un lugar totalmente alejado en el cual durante todo nuestro trayecto solo nos cruzamos con una pareja. Me dio un poco de ansiedad no tener conexión de ningún tipo y estar prácticamente solos en el mundo… un poco exagerada, no?

De cualquier manera valió la pena la extenuante caminata porque el lago precioso y no había nadie alrededor.

Estas son las fotos de la caminata, si mirás en detalle, vas a ver los árboles quemados de otros fuegos de quien sabe cuando 😦

Luego nos fuimos al Rogue Umpqua Scenic Byway (la zona norte del Umpqua) que como te comenté está muchísimo más desarrollada, con una autopista impecable y donde muy cerca de la misma encontras cataratas y lugares donde parar y disfrutar de la naturaleza.

Nos dimos un gusto y nos instalamos por una noche en el Steamboat Inn, una hosteria con cabañas, hermosas vistas, rica comida y con empleados muy cálidos. Nos enamoramos tanto que teníamos pensado regresar en octubre para continuar recorriendo otros lugares que no pudimos visitar. Lamentablemente la zona y el lugar quedaron afectados por los incendios y según lo que leí en su FB algunas de las personas que allí trabajan tuvieron problemas con sus casas 😦

Un lugar para enamorarse

Espero que todo esto mejore pronto, que sepas comprender que mi posteo de hoy no fue el más feliz, pero quiero que mi blog refleje lo que soy con sus momentos alegres y los que no lo son. De cualquier forma intenté tomar lo positivo a pesar de todo lo que está pasando en estos días.

Acá van mis dibujos, me falta muchísima práctica pero me siento orgullosa de ellos porque pasé más de 40 años sin animarme a dibujar nada. Así que seguiré intentándolo. Gracias por acompañarme nuevamente. Hasta pronto.

A visit to the Olympic National Park

2020 has changed many of our normal activities and how we travel is one of them. In our case, we have decided to make short road trips that replace the one long one that we have been doing every year. These new trips need to be close to home and have some kind of camping feel (only because we are bringing all our food to very well equipped rental houses; so maybe it is best to call this glamping 😉 . However we still have the spirit of adventure.

We chose for this visit the west part of the Olympic National Park, a beautiful place where we were very lucky to have good weather, not so usual there. I love maps so I want to show you which part of the world we visited 🙂

Our first stop was in Aberdeen, a small city where Kurt Cobain (Nirvana) was born. I was never a fan of the band but to tell you the truth Grunge with bands like Pearl Jam (my favorite 🙂 ) and Soundgarden, among others, changed music in the 90s. Ramdomly all came from Seattle.

The “monument¨¨” of Cobain´ s air guitar that I couldn´t resist playing 🙂

After lunch, our trip continued to Lake Quinault. When we got there we went right away to take a look at the lake and took hikes on the Kestner and Maple Glade Rain Forest Trail. We saw signs warning of bears in the area, and since it was nearing sunset, I thought it was dangerous, a little bit irrational of me 🙂

The next day we continued exploring the area. We went to Fletcher Canyon Trail, a place a little further where we did not see any people or cougars (according to the posted signs they live there). After that we took a more relaxing hike in the Quinault Rain Forest Nature Trail that started in the forest and finished along the lake. It was interesting to see huge fallen trees that were blown down by the strengh of the wind. So you can imagine how strong the winds blow there to make those trees fall. And another interesting is that no motor boats are allowed on the lake so it was great that there were no noises.

Our day finished with a nice fire under a sky full of stars. We looked at constellations and we tried to find the Neowise comet… Mission Impossible 😉

I think that I need to make better videos 🙂

The new day found us taking Highway 101 again to Kalaloch, but before that we stopped at Ruby Beach, a beautiful beach with kilometers (or miles) to walk and walk. One of its characteristics are the stones of different colours that with sunshine appear even brighter. Also we were lucky to get there at low tide so we could see a bit of what goes on when the sea is out just for a little while.

We also went for a hike in the Hoh Rain Forest, an amazing place with giant trees covered by moss and surrounded by huge ferns. We chose one of the routes close to the river. This is an area where it rains most of the year so we were very lucky to have a lot of sun shining through the trees

After checking in to a nice cabin in Kalaloch, another great place with a beautiful beach, we took a walk to look at the sunset. I am a big fan of sunsets.

Our trip continued by going to Rialto Beach. Driving Highway101 I was surprised and a little scared too (maybe because of the speed) of the trucks carrying big logs. Here are some pictures that give you the idea of my fear. Trucks, bears and cougars are not my favorite things to find on the road 🙂

Rialto Beach is another incredibly nice beach; we walked a lot keeping in mind the low tides, and we got there I felt I was receiving a gift from nature as we walked on the seaside rocks that seemed to be sculpted by an artist, in this case the artists being the wind and water. A very nice environment.

I think that I did better in this video 😉

On the way to Rialto Beach we passed Forks, a city in which the main commercial activity is lumber. Even though for some years now there are other reasons to visit Forks. This has to do with a movie called Twilight, pretty famous among teenagers and based on the book of the same name. Forks was vampire territory and La Push the werewolves. The movies (there were three) made these places a must-see for tons of fans looking for the places where this fantastic story took place. But one of the things that caught my attention was that they were not filmed here but it seems that nobody cares about that. My memory of the movie is the song Supermassive Black Hole from Muse, I went to watch the movie with my daughters because at that time they were teenagers but I had to Google the story because I erased it from my hardware a long time ago 😉

We drove to La Push, a place that we read that is a “must” to see, but unfortunately it was closed to private cars. I have a theory about that: I think that they thought that we belonged to the vampire group and I have no idea why they thought that 😉

Just a theory

We spent our last day in Kalaloch in a very relaxing mode. Taking advantage of the nice weather we walked on the beach during the morning and we only encountered a bald eagle nest (no people around). Later we checked again the low tide times and went for another beach walk close to the Kalaloch area. We tried to fly our kite but believe it or not, there was not enough wind. We had exceptionally incredible weather. And if you are asking about the water temperature on the Washington coast, it is as cold as in Oregon.

We finished our day watching the sunset close to a nice fire and thinking about coming back to continue visiting the amazing Olympic National Park.

Thanks again for coming with me and to Barnaby for his patient correcting my English 🙂

See you soon 🙂

Olympic National Park (Washington)

El 2020, con todas sus particularidades, nos ha cambiado muchísimas cosas y entre ellas la forma de viajar. En nuestro caso hemos decidido hacer pequeños viajes de carretera que reemplazarán a los largos que estuvimos haciendo los años anteriores. Viajes cortos, cercanos a donde vivimos y con algún espíritu de camping (solo porque compramos todas las provisiones, porque la realidad es que paramos en casas que están muy bien equipadas, así que podríamos llamarlos glamping? 😉 . Sea como fuere el espíritu de aventura sigue intacto.

El destino elegido para esta oportunidad fue la parte oeste del Olympic National Park, lugar bellísimo y en el que tuvimos la suerte de tener un clima maravilloso. Me gustan los mapas así que te muestro por qué parte del mundo estuvimos 🙂

Nuestra primera parada fue en Aberdeen, una pequeña ciudad donde nació Kurt Cobain, líder de Nirvana. Si bien nunca me gustó demasiado su música no puedo dejar de reconocer que el grunge marcó una época en lo musical en los años 90 junto con bandas como Pearl Jam (mi favorita 🙂 ) y Soundgarden entre otras. Casualmente todas de la zona de Seattle.

Homenaje a Cobain y este “monumento” a la guitarra de aire que no pude dejar de tocar 🙂

Luego de almorzar, continuamos viaje hacia el Quinault Lake en el Olympic National Park. Dejamos todo rápidamente y salimos a hacer una caminata por el bosque y a mirar el lago. Fuimos a Fletcher Canyon Trail y Maple Glade Rain Forest Trail, hicimos el recorrido cerca de la hora del crepúsculo, lo que me dio un poco de nervios porque dicen que por allí hay osos. No me preguntes por qué conecto osos con atardeceres, porque podes encontrarlos a cualquier hora, pero cuando tengo miedo soy así de irracional 🙂

Al día siguiente continuamos explorando los alrededores del Quinault Lake y algunos de sus bosques como Kestner un poquito más alejado en el que no nos cruzamos con ninguna persona y afortunadamente tampoco con ningún puma (cougar) que según dice el cartel es su hábitat. Luego hicimos una caminata más relajada pero sumamente bella por el Quinault Rain Forest Nature Trail que comenzó en el bosque y terminó bordeando parte del lago. Es interesante ver esos enormes árboles y lo increíble es encontrar muchos de ellos caídos por la fuerza del viento. Así que imaginate como debe soplar para tirar esas moles. Respecto al lago tiene una particularidad y es no permite botes a motor lo cual es maravilloso porque no hay ruido.

Finalizamos el día con un hermoso fuego bajo un cielo lleno de estrellas. Miramos algunas constelaciones y tratamos de encontrar el cometa Neowise. Misión imposible 😉

Creo que debería hacer mejores videos 🙂

El nuevo día nos encontr´o tomando nuevamente la ruta 101 camino a Kalaloch, pero antes pasamos a visitar Ruby Beach, una playa preciosa con kilómetros (o millas) para no parar de caminar. Una de las características es que tiene unas piedras de diversos colores que hacen que la playa tenga unos colores y brillos diferentes cuando brilla el sol. Además tuvimos la suerte de llegar cuando la marea estaba baja y pudimos apreciar algo de lo que ocurre bajo el mar cuando se retira por un ratito.

También fuimos a hacer una caminata por Hoh Rain Forest un lugar increíble, con árboles enormes cubiertos por musgos y unos helechos gigantes. Elegimos para el recorrido uno de los circuitos cercanos al río. Es una zona donde llueve prácticamente todo el año, pero nosotros tuvimos la fortuna de tener días soleados en todo nuestro viaje. Esto hizo que pudiéramos ver entre los árboles como se iba colando el sol.

Ya instalados en una cabaña en Kalaloch, otro lugar con una playa preciosa, salimos a caminar y mirar la puesta del sol. Una maravilla, amo las puestas del sol en el mar.

Continuando el recorrido por el Olympic National Park, nuestro viaje fue hacia Rialto Beach. Una de las cosas que llaman la atención y dan un poco de miedo también (quizás por la velocidad) son los enormes camiones con troncos que encontramos por la ruta 101. Te dejo la foto para que veas por qué tuve un poco de miedo. Camiones, osos y pumas no son mis favoritos para encontrarlos por el camino 🙂

Rialto Beach es otra playa increiblemente bella, caminamos muchísimo hasta el final de la misma, calculando la hora de la marea baja y tuvimos un regalo de la naturaleza trepando sobre rocas que supongo que por el desgaste del agua y del viento parecen talladas a mano. No vimos estrellas marinas pero todo lo demás tuvo su encanto.

Esta vez mejoré un poco el manejo de la cámara 😉

Camino a Rialto Beach pasamos por Forks una ciudad cuya principal industria es la maderera (de ahí salen algunos de los camiones) pero que desde hace unos años es muy visitada por otras razones. Y esto fue a partir de la película Crepúsculo (Twilight) bastante famosa entre el público adolescente, y basada en el libro homónimo. Forks era el territorio de los vampiros y La Push el de los hombre lobos. Esto provocó que estos lugares se llenaran (y sigan llenándose) de fans de estas historias fantásticas buscando los sitios por donde estuvieron sus protagonistas. Lo más interesante del caso es que las películas no fueron filmadas allí . Sin embargo este detalle no parece afectar a los visitantes. Yo lo que más recuerdo de la película, porque en ese momento mis hijas eran adolescentes, es el temazo de Muse: Supermassive Black Hole. El resto tuve que googlearlo porque fue borrado hace muchos años de mi disco duro 😉

Nuestro viaje continuó hacia La Push, otra de las playas que debe ser visitada pero a la que lamentablemente no pudimos entrar porque no estaba permitido el acceso al público. Tengo una teoría de por qué no nos permitieron el paso… creo que pensaron que pertenecíamos al grupo de los vampiros y como te comenté este es el territorio de los hombres lobos… ni idea de por qué pensaron eso 😉

Solo una teoría 🙂

Nuestro último día en Kalaloch lo tomamos con mucha calma. Como amaneció con un sol espectacular, salimos a caminar por la playa donde solo nos cruzamos con un nido de águilas (bald eagles). Es muy impresionante verlas tan cerca. Luego revisamos los horarios de mareas bajas (si, somos fans de las mismas) y caminamos por otra playa, esta vez sin rocas pero igualmente bella. También nos tomamos un rato para remontar un barrilete que aunque parezca increíble no fue fácil por la falta de viento. Creo que tuvimos un clima excepcional. Y si queres saber acerca de la temperatura del agua en las costas de Washington, también es muy fría como la de Oregon.

El día terminó con un fuego mirando la puesta del sol y pensando en cuándo vamos a volver hacia estos lugares para recorrer la parte norte del magnífico Olympic National Park.

Gracias nuevamente por acompañarme en estas mini pero hermosas aventuras.