Llegó la primavera

Creo que en los últimos meses te conté varias veces lo lluviosa y gris que es esta zona del planeta.

Pero no sería justo no contar lo bello que es todo por acá cuando empieza la primavera. Los días mágicamente (bueno no es magia es que estamos entrando en el solsticio de verano, pero me pareció un poco mas poético decirlo de esa manera 🙂 ) se hacen muchísimo más largos, todo florece y los colores son maravillosos. Realmente todo vuelve a la vida, basta mirar como está el jardín de mi casa.

Durante el otoño plantamos (en realidad fue Barnaby pero yo tuve la idea 😉 ) bulbos para tener tulipanes, sobrevivieron a las ardillas que me parece que les encanta cavar para buscar algo para comer…. aunque no las culpo, porque cuando el invierno aprieta no es fácil encontrar comida.

Woodenshoe en Oregon

De cualquier manera algo a lo que no había prestado atención otros años, quizás porque en años anteriores estaba para esta época en Buenos Aires y el año pasado…. bueno, ya sabemos… el año pasado estuvo en pausa, aunque este tampoco parece estar arrancando… pero no quiero irme de tema…

La verdad es que no había reparado que por esta zona hay lugares donde se pueden apreciar los tulipanes en todo su esplendor.

Lo interesante es que hice el descubrimiento en uno de mis Panda Projects cuando Joyce me mandó una foto de un lugar llamado Woodland lleno de tulipanes aquí en Washington. Ese fue el camino de ida, googleé y encontré este lugar llamado Woodenshoe en Oregon y me fui a visitarlo. Tuve la gran fortuna que ese día estuvo soleado y sin viento y pude apreciar colores y descubrir que hay diferentes tipos de tulipanes (este comentario es para la gente de Argentina… además de los que aparecían en una cajita 😉 ), quizás lo sabías, yo no y eso es lo lindo de mirar con más atención las cosas que nos rodean.

Los diferentes tipos Innuendo, Dee Jay Parrot, Ballerina, West Point, Purple dream, Lalibela, Banja Luka entre otros 🙂

Pero el paseo no hubiese sido completo si no hubiera visitado el lugar que originó la movida, así que unos días después invité a mis vecinas Cherie y Sheila a una excursión por Holland American Flowers en Woodland. El lugar es mucho más pequeño pero las flores son hermosas en todos lados 🙂

Y así como estuve caminando por el hielo hace unos meses atrás, hoy estoy disfrutando de una primavera inusual por aquí más soleada y calurosa que otros años. Lo importante es estar atentos a los que nos toca y no perdernos la oportunidad de disfrutar 🙂

Gracias por acompañarme en este mini viaje lleno de colores.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s